El Instituto Cervantes cuadruplicó sus pérdidas en 2013

Instituto Cervantes
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La institución tramitó menos matrículas e impartió menos cursos de los estimados. El Instituto Cervantes registró en 2013 unas pérdidas de 19,1 millones de euros frente a los 4,5 millones de euros perdidos el año anterior, según recoge el Boletín Oficial del Estado (BOE). La cuenta de resultados de la institución refleja que tramitó un total de 130.128 matrículas (8.000 menos de las previstas, impartió 10.791 cursos (900 menos de los estimados) y 85 cursos de formación de profesores (dos menos de los previstos), recoge Europa Press.

Según las cuentas, el instituto obtuvo el año pasado unos ingresos por subvenciones y transferencias de 51,4 millones. Su principal fuente de financiación procede de la Administración General del Estado, que en 2013 aportó un 58% del presupuesto total.

Entre las transferencias privadas, el centro destaca algunas recibidas, como por ejemplo por parte de Telefónica (300.000 euros), Fundación Repsol (15.000 euros), Fundación Iberdrola (70.000 euros) o Grupo Mahou (12.500 euros).
Además, en este año la entidad ha alcanzado por las actividades que realiza un resultado de operaciones comerciales de, aproximadamente, 18 millones de euros (en torno al 21% del presupuesto de los ingresos).

En el apartado de gastos de personal, el Instituto Cervantes alcanza los 55,7 millones de euros, dos millones de euros menos que el año anterior. El número medio de empleados en 2013 ha sido de 1.049 personas, mientras que cerró el año con una cifra de 1.033 trabajadores (814 de ellos en centros y 219 de ellos en sedes).

El grupo parlamentario de IU ha registrado en el Congreso una batería de preguntas al Gobierno sobre los gastos del Instituto, exigiendo una respuesta por escrito. En el documento, el grupo se pregunta, entre otras cosas “¿por qué la plantilla del Cervantes en el exterior aumenta en los puestos para los que se tiene asignadas las mayores retribuciones, con el nombramiento de nuevos directores, cuando además, desconocemos qué criterios sigue el Instituto para proceder a dichos nombramientos, sin la publicación de los candidatos ni de los baremos, al publicarse solo los nombramientos?”.