Conceptos optimizadores

Bola del mundo hundiéndose
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Cada esfera de nuestra Transitología exige su optimización

Por ahora no realizamos el trabajo. Pero, referimos su importancia. No es válido cualquier resultado. El resultado general, convencionalmente se acepta en términos de consolidación (en lo político), a lo cual agregamos su mantenimiento.

Uno podría comenzar por establecer lo que no es admisible

Me voy por la vía de la anécdota. Es corriente leer o escuchar que se refiera la importancia transicional del acuerdo entre líderes o partidos. Y pareciera ser una conveniente sugerencia.

Pues, no. No se asocia a individuos ni grupos

En principio, las transiciones no son procesos para el carisma o el clan. No son, weberianamente vistas, fenómenos de liderazgos individuales ni grupales. Lo son, ojalá que temprano, procesos de la acción colegiada de diversos.

Tal como insistimos, deben asociarse a metas optimizadoras

La acción colegiada debe dotarse de una lista explícita de resultados esperados. En lo político, lo propuesto por Robert Dahl o Linz & Stepan. O mejor aún, un trabajo más extenso sobre las exigencias para la optimización. Eso haremos.

Pero, es corriente que el asunto quede en una zona gris de indefiniciones

Decir, por ejemplo, que vale lo que una confluencia partidista proponga, solo por el hecho de ser unitaria. Para ser sinceros, una propuesta así no es consistente con nuestras exigencias societales para una transición.

La organización no vale en sí misma, sino ligada a un propósito válido

Esa definición podría fallar por su déficit de “aprendizaje democrático” (Caso Venezuela), o por emocionalidad, sesgos, licencias éticas y solo metas de corto plazo. No cabe desmejorar el óptimo posible.

El modelo general exige una lista de propósitos asociada a todas las esferas

Como dicho, no hemos avanzado en tal sentido. Pero, es parte de la agenda. Por lo pronto, el criterio para su enunciación: no es admisible la autodefinición por parte de un único tipo de agentes: políticos, empresarios, académicos o ciudadanos.

Para lo cual, la propuesta de nuestro “Nuevo Modo”

Y, sin querer queriendo, aflora un concepto que –factores más, factores menos- nos va a ser de mucha utilidad; nuestro viejo concepto del “Ménage à Quatre”, esquema de gobernanza sobre mucho más que los responsables gubernamentales.