¿Cómo ganar dinero invirtiendo en acciones?

Dinero seguro verde

Inversión

La compra de acciones puede ser una modalidad de inversión que es posible convertir en una actividad económica. Estos se logrará en la medida en que se tomen decisiones que permitan que se incremente el nivel de rentabilidad que ofrecen estos activos.

En este artículo se expondrán algunas opciones para ganar dinero por la compra de acciones:

3 maneras de ganar invirtiendo en acciones

Existen 3 opciones con las cuales es posible ganar dinero con acciones, entre las que pueden destacar las siguientes:

  • Ganancias de capital

Este tipo de ganancias se produce cuando es más alto el valor de las acciones que el precio que se pagó por estas al momento de comprarlas, lo que puede observarse cuando se realizan transacciones para en un determinado valor monetario y al momento de que el usuario decide venderlas, estas tienen un coste más alto. 

Dividendos

Esta es una manera de ganar dinero con acciones en las que las grandes empresas les aportan a los accionistas la parte correspondientes que deben obtener de las ganancias que estas hayan generado. 

En este sentido, estos ingresos por dividendos por lo general son cancelados cada 3 o 6 meses y suelen variar en función del desempeño que tenga la empresa. Asimismo, no todas las acciones suelen pagar dividendos. 

Las empresas van a estipular un porcentaje de rentabilidad por dividiendo estimado, que va a tener un determinado valor equivalente por acción.

Suponiendo que una determinada entidad bancaria tiene una rentabilidad por dividendo del 6% y el valor de cada acción es de €0,30, dado el caso de que un accionista tenga 400 acciones, este va a recibir €120 correspondientes al valor de los dividendos acumulados por todas sus acciones.

Esta sumatoria se puede obtener mediante la multiplicación de  €0,30, que es el valor de cada acción por las 400 acciones, es esto  €0,30 x 400 acciones, que dará la sumatoria de €120.

  • Crecimiento Compuesto

Esta estrategia económica para ganar dinero con acciones se conoce como capitalización y tiene como propósito que se pueda mantener durante mucho tiempo una acción, reinventando de forma constante las ganancias del capital con el propósito de obtener un efecto compuesto con el que el accionista podrá ganar ganancias sobre sus ganancias.

De este modo, en vez de gastarse el dinero que se obtenga por un activo, los accionistas  vuelven a invertir sus ganancias para obtener con el tiempo mayores ganancias, de manera que van a ganar con aquellas ganancias que reinviertan, al igual que con la inversión original que hayan hecho.   

Aunque el crecimiento compuesto en un comienzo puede dar ganancias pequeñas, a través del tiempo será más lucrativo, siendo importante que los accionistas tengan en consideración aspectos como el hecho de que las acciones pueden ser fluctuantes, así como las tarifas y la inflación, pero si esto se hace de buena manera, pueden irse obteniendo importantes ganancias a través del tiempo.

Consejos para novatos en el mundo de las inversiones

Los nuevos inversores deben tener mucho cuidado al dar sus primeros pasos. Ya que en la búsqueda de ganancias pueden perder la mayor parte de sus ahorros. El equipo de Compraracciones.es aconseja a los principiantes al principio del viaje elegir instrumentos fiables para invertir y no perseguir beneficios: «Cuando empiece a invertir, se dejará dominar por las emociones. Para protegerse de decisiones precipitadas, le recomendamos que distribuya la mayoría de su capital en índices, fondos ETF y bonos, para que pueda minimizar sus riesgos. Las ganancias constantes son mejores que los grandes riesgos».

Conclusión

Lo ideal es invertir en aquellas acciones que no solamente ofrezcan ganancias de capital, en vista de que aumenten de valor, sino que también es idóneo que estas paguen de forma regular dividendos. 

De esta manera, se incrementarán las posibilidades de que los accionistas puedan obtener ganancias de capital dado el caso de que vendan sus acciones cuando se haya incrementado su valor, mientras que, si deciden invertir en acciones con una buena rentabilidad, obtendrán un dividendo considerable.