Bruselas envía una carta pidiendo aclaraciones a España sobre el Plan de Recuperación

Banderas de la Union Europea

Banderas de la Unión Europea

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comisión ha enviado una carta al Gobierno español en la que solicita aclaraciones y precisiones al Plan de Recuperación presentado a finales de abril. Fuentes de la Comisión han explicado que se ha enviado a todos los países que ya han entregado su documento y en Madrid se añade que se trata de detalles técnicas. La existencia de la carta fue desvelada por  Luis Garicano, de Ciudadanos, integrado en el grupo liberal Renew del Parlamento Europeo y que forma parte del grupo de 25 eurodiputados que analizarán esos planes junto con representantes de la Comisión.

Para Garicano el plan español “evita reformas clave y no cuenta con el consenso político necesario”. La propuesta aspira a recibir más de 140.000 millones de euros entre subvenciones y créditos para la recuperación económica del denominado Next Generation EU, que se financiará por pro primera vez en la historia de la UE con deuda pública.

El plan está actualmente bajo el examen de la Comisión que tiene dos meses para pronunciarse. En ese período los 25 eurodiputados podrán consultar y debatir con representantes de la misma el contenido de los diferentes planes nacionales. Una vez superado ese trámite el Consejo tendrá otras cuatro semanas para aprobar o no el contenido de los mismos, de modo que el primer dinero pueda llegar en el segundo semestre. España, si todo sale como está previsto, recibirá este año 9500 millones de euros. El plan debe estar finalizado en 2026 puesto que está destinado a la recuperación económica tras la pandemia.

Según Garicano los tres principales problemas del documento enviado a Bruselas son que “no aborda las reformas importantes, que las inversiones no van a transformar la economía ni la sociedad porque prioriza la inversión en cosas y no en personas y prevé gastos en bienes de consumo y en tercer lugar no es un plan de país porque no tiene respaldo político, no hay hitos ni concreción”. Y puso como ejemplo el plan presentado por Italia, el otro país además de España más beneficiado por Next Generation, que “ha contado con el respaldo de más de 400 diputados”.  Y añadió que por ejemplo no se ha entrado a fondo ni en la reforma fiscal ni en las pensiones tal como exigía Bruselas.

Respecto a si finalmente la Comisión aceptará el plan español el eurodiputado español se mostró cauto: “Habrá mucha presión política para sacar adelante estos planes, pero también hay que tener en cuenta que en septiembre hay elecciones en Alemania y allí no les gustará regalar el dinero”.  “Hay una tensión”, concluyó, “entre lo que pide Bruselas que quiere modernizar y reformar a fondo la economía ya la necesidad de los países de recibir el dinero ya después de la pandemia”