Botín cree que la banca “no merece” más impuestos y apunta a los gigantes tecnológicos

Ana Botín, presidenta de Banco Santander
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha dejado claro hoy que no considera que la banca merezca recibir una subida de impuestos, como podría estar estudiando el nuevo Gobierno de colaición entre PSOE y Unidas Podemos. “Sobre impuestos específicos a sectores, no creo que seamos uno de los sectores que se lo merezcan en este momento”, ha defendido la banquera durante la presentación de resultados del grupo en 2019.

A datos de 2018 -el banco todavía no ha publicado los de 2019-, el Santander pagó 7.000 millones de euros en impuestos, una tasa efectiva del 35%, ha defendido la banquera cántabra, que ha asegurado que el banco tiene “una tasa efectiva fiscal de las más altas de Europa”. “Soy la que más defiendo una fiscalidad justa”, ha continuado Botín, “pero con el cambio de modelo económico, hay empresas que aprovechan una estructura que no está diseñada para este entorno” para pagar menos impuestos.

“Deberíamos ser capaces de pagar impuestos donde se genera valor, y hay muchas empresas que no lo están haciendo”, ha apuntado en una velada referencia a las grandes tecnológicas. Al margen de estas consideraciones, Botín ha pedido “que no se pague sobre pérdidas” y que “no se tribute dos veces por lo mismo”.

Respecto a la formación del nuevo Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, Botín se ha limitado a señalar que “tenemos gran confianza en España”. “Trabajamos con todos los gobiernos en los países en los que estamos” y este no va a ser una excepción, ha señalado antes de valorar que el país tiene ahora “una base más sólida” tras el crecimiento y la creación de empleo de los últimos años. “Vamos a colaborar para que el crecimiento sea sólido, sostenible e inclusivo, que es lo que todos los españoles y españolas queremos”.

En términos similares se ha referido en lo que concierne a la promesa del Gobierno de derogar los efectos “más lesivos” de la reforma laboral. Botín ha reflexionado que “estamos en un contexto en que la economía ha cambiado de una manera drástica y seguirá cambiando. Lo que tenemos que hacer es ver dónde estamos y dónde queremos llegar”. En ese sentido, la banquera cree que es necesario que cualquier reforma “se haga con diálogo y consenso”.

“Sindicatos y empresarios se han puesto de acuerdo en alguna medida importante,” ha recordado Botín en referencia a la subida de SMI a 950 euros. La presidenta del Santander cree que ese es el camino a seguir, es decir, que haya “consenso con todos los agentes sociales y hacer un análisis previo de los impactos en las empresas de todas las reformas” que se acometan.

Un tema que ha soslayado Botín es el del fichaje frustrado de Andrea Orcel, que ha desembocado en una batalla judicial entre el baniqero italiano y el grupo español. “Es un tema que está con los abogados y del que no puedo comentar nada”, ha zanjado ante la insistencia de la prensa. Sí ha señalado que “tenemos una relación excente con UBS”.

Banco Santander obtuvo un beneficio atribuido de 6.515 millones de euros en 2019, un 17% menos que en 2018, tras registrar un saldo neto de plusvalías y saneamientos de -1.737 millones de euros. No obstante, estas ganancias se situaban por encima de las expectativas del mercado, lo que se traducía en bolsa en una subida de las acciones de la entidad de más de un 4% a media sesión.

“Hemos crecido con rentabilidad a la vez que hemos fortalecido el balance con unas ratios de capital muy cómodas”. “Cada día somos más un solo grupo, no somos una federación de bancos”, ha concluido la banquera. “Nuestra misión es ayudar a las empresas y a las personas a progresar”.