Bayo dice que conoce a Villarejo desde hace 33 años y que lo libró de una rueda de reconocimiento del caso Elisa Pinto

El comisario jubilado José Manuel Villarejo (i) acompañado por su abogado, Antonio García Cabrera, a su salida de la Audiencia Nacional - Óscar Cañas - Europa Press

El comisario jubilado José Manuel Villarejo (i) acompañado por su abogado, Antonio García Cabrera, a su salida de la Audiencia Nacional - Óscar Cañas - Europa Press

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El facultativo de la Policía Nacional ya jubilado Miguel Ángel Bayo ha reconocido este miércoles en la comisión de investigación del ‘caso Kitchen‘ del Congreso de los Diputados que libró al comisario José Manuel Villarejo, investigado por casos de corrupción y al que conoce desde hace 33 años, de una ronda de reconocimiento por su posible participación en el apuñalamiento denunciado por la doctora Elisa Pinto.

«Lo único que voy a decir del señor Villarejo es que le conozco desde hace 33 años», ha señalado Bayo a preguntas del diputado de ERC Gabriel Rufián, que se ha interesado por si entre sus responsabilidades en la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía estaba exculpar al polémico comisario jubilado detenido en 2017 y encarcelado provisionalmente hasta hace unos días.

«Cuando yo firmé ese documento sería por una cuestión de una vicisitud funcionarial normal», ha señalado Bayo ante las reiteradas preguntas de Rufián, que ha aludido a este caso recordando que afectó al empresario Javier López Madrid y la relación de amistad de éste con el Rey Felipe.

Al ser preguntado quién le dio la orden de firmar ese papel para librar a Villarejo, Bayo ha recordado que era un «agente encubierto» y que, por este motivo, no puede dar información sobre este aspecto. «Reconozco que firmé esa vicisitud funcionarial, que consultaría a la autoridad encargada para que me dijesen por qué no podía asistir», ha señalado.

Rufián se ha interesado por si fue el entonces DAO, Eugenio Pino, quien le dio la orden. «No recuerdo; la autoridad competente en ese momento, no puedo nombrar a nadie», ha indicado Bayo en una declaración en la que se ha definido continuamente como «cajero de cuarta» encargado de «dar dinero contra un recibo».

Bayo ha hablado de los 30 años que estuvo vinculado a la DAO y del hecho de que se le conociera como «el hombre del maletín», por la alusión a los fondos reservados. «Cuando he recogido el dinero llevaba el maletín y unas armas para evitar la sustracción», ha señalado.

El facultativo jubilado ha señalado a su antecesor, Eduardo Lacasa –que comparece este jueves en la comisión del Congreso–, por ser la persona que le cedió el testigo en la gestión de los fondos reservados y, a vuelta con Villarejo, ha reconocido que le hizo «entrega» de sus identidades como policía una vez que se jubiló de la Policía.

En este sentido, le han preguntado si le consta que Villarejo se quedó con una de sus identidades dobles, pese a estar jubilado, en los meses que restaron hasta su detención y encarcelamiento, en noviembre de 2017. La respuesta ha sido la habitual en la mayoría de las preguntas: «No lo recuerdo».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish