Ayuso se aferra al discurso económico y enfría la opción del toque de queda

Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Comunidad de Madrid aprobará este viernes nuevas medidas de restricción para tratar de contener la segunda ola de covid-19 ante el fin del estado de alarma, que decae el sábado poco antes de las 17 horas. Y el foco estará en las fiestas nocturnas, ya que la mayor parte de los contagios se están detectando en la franja que va de los 15 años a los 29. Así lo ha destacado la presidenta Isabel Díaz Ayuso, que ha enfriado la opción de un toque de queda y ha destacado la importancia de no perjudicar la economía.

“La economía es fundamental para la Comunidad”, ha defendido la jefa del Ejecutivo autonómico, que ha mostrado su sensibilidad hacia los “sectores económicos perjudicados por la pandemia”. Una cuestión en la que hay “unanimidad frente a otros gobiernos que no tienen tan claro el papel del empleo, la economía, los autónomos y los comercios”.

Según ha asegurado Isabel Díaz Ayuso en una comparecencia junto a su vicepresidente, Ignacio Aguado, “para nosotros lo más importante es que la economía no sufra más y ver dónde poner el foco”. Que está ahora en las fiestas privadas. Por ello, y tras verse el lunes con sociedades médicas, su gabinete trabaja en poner en marcha “medidas quirúrgicas” que contemplen nuevas restricciones. Eso sí, sin perjudicar el ámbito económico.

En opinión de la presidenta madrileña un cierre de la hostelería excesivo provocaría que los ciudadanos consumieran en sus domicilios. Que las cenas en restaurantes y bares se hicieran en casa. “Cada vez que tomamos una decisión estamos cerrando locales, bares”, ha advertido la popular, que ha incidido en que “cerrar es muy fácil, pero abrir muy, muy difícil”. Por ello, ha abogado por “ver de qué manera mantener el pulso de la economía”.

Esto se traduce, ha sostenido, en apostar por “medidas sensatas que vayan allá donde está el contagio”, que debe centrarse en las fiestas nocturnas. El pasado fin de semana se produjeron 250 en la región. Y estas actividades, ha remarcado, “no generan ningún valor económico”. Tampoco las reuniones familiares.

Por todo ello, Ayuso ha destacado que el debate se centra en “un cierre temporal de unas horas” que su Ejecutivo está estudiando. “Nos olvidamos que son autónomos, familias, empresarios las que levantan este país” y que cada vez que cierra un negocio “hay nóminas que hay que pagar, alquileres que hay que pagar y deudas que arruinan a familias enteras y a sus descendientes”, ha avisado.

Sí que ha cerrado la puerta a un toque de queda solo para jóvenes o restricciones para personas de una determinada edad. Sobre esto, Ignacio Aguado ha manifestado que no es la Comunidad la que tiene que solicitarlo, tal y como planteó Pedro Sánchez, sino que es el Gobierno quien debe decir a las comunidades de qué manera actuar.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA