Aviso de los expertos: los ‘defaults’ de empresas se extenderán más allá de la recuperación económica

Bola del mundo hundiéndose

Crisis económica mundial

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La crisis del covid-19 no ha tenido nada que ver con crisis anteriores, y la salida de la misma tiene visos de ser parecida. A pesar de que la recuperación económica se irá consolidando a medida que avance la vacunación y se retiren las restricciones, los expertos de ING avisan de que los ‘defaults’ empresariales podrían extenderse durante bastante tiempo.

“Nuestro pronóstico es de un aumento en las tasas de default y que las tasas se mantengan altas durante más tiempo”, señalan Timothy Rahill, Jeroen van den Broek y Bert Colijn en un informe. “Esto contrasta con lo que vimos durante la burbuja de las puntocom a principios de la década de 2000 y la crisis crediticia de 2008, cuando las tasas de default se dispararon significativamente y muy rápidamente y luego volvieron a bajar drásticamente poco después”.

Esta vez, los expertos de ING esperan que “no se alcancen tasas de incumplimiento tan altas como estas crisis anteriores, pero que se mantendrán relativamente altas durante mucho más tiempo”. “La situación esta vez ha sido efectivamente más larga, y el considerable apoyo de los gobiernos y los bancos centrales podría mantener a flote los barcos que se hunden a pesar del inevitable hundimiento”.

Hay varios puntos en los que se apoyan para defender su tesis. En primer lugar, destacan que “aunque la economía mundial se recuperará, la vulnerabilidad sectorial persistirá”. “La pandemia ha golpeado a la economía mundial en el transcurso de 2020. Con el aumento de los esfuerzos de vacunación, se está gestando una recuperación económica generalizada para 2021”, explican los autores. Sin embargo, “algunos sectores permanecen cerrados o están operando a niveles muy bajos de actividad desde hace meses. Esto aumenta el riesgo de una recuperación desequilibrada, con algunos sectores saliendo fuertes mientras que otros permanecen vulnerables durante bastante tiempo”.

El segundo punto que destacan es que esperan un aumento de los spreads desde los actuales niveles, que consideran “sobrevalorados”. “Esperamos una ampliación de los diferenciales en algún momento de los próximos meses”, destaca el servicio de análisis de ING. “Los rendimientos aún se encuentran en niveles históricamente bajos y se espera que aumenten, lo que significa que también podemos esperar tasas subyacentes más altas”. “Esto estimulará cambios en el entorno de inversión, cambios en el entorno de financiación y, lo que es más importante, provocará cambios en los costos del servicio de la deuda a medida que aumenten los rendimientos de la financiación”.

Además, avisa de que con las compras de los bancos centrales, “los diferenciales se ven actualmente cosméticamente ajustados”.

ING avisa asimismo de que los tipos “aumentarán y seguirán aumentando”. “Los mercados en este momento están subestimando las tasas”, señalan, para añadir que esperan subidas en los próximos dos años. El banco holandés espera que el bund a diez años alcance el 0% a finales de este año y aumente al 0,15% para finales de 2022. En su homólogo estadounidense espera que supere el 2% y cierre el año cerca del 2,25%, aumentando aún más desde allí hasta el 2,75% para finales de 2022 y alcanzando el 3% en 2023. “Naturalmente, esto agrega un coste de interés más alto, particularmente para el universo de grado especulativo. Esto, a su vez, limitará las oportunidades para que las empresas de alto rendimiento se financien”.

Apalancamiento y ángeles caídos

“Combinado con la creciente presión subyacente de las métricas de apalancamiento, agregará estrés a las empresas que ya tienen dificultades”, avisa ING, que pone de relieve que precisamente otro punto que presagia una extensión de los defaults es el “aumento del apalancamiento y el deterioro de los indicadores de apalancamiento”, que ha sido “creciente” desde antes de la crisis.

El último punto que señalan los autores es el aumento de los ‘ángeles caídos’ frente a la escasez de ‘estrellas en ascenso’. “En 2020 hemos visto rebajas consistentes y ángeles caídos (rebajados de grado de inversión a bono basura)”, señalan. “Naturalmente, después de un período tan negativo de rebajas, se puede esperar un cierto nivel de mejoras a medida que se corrigen las calificaciones”, pero aun así “no esperamos estrellas en ascenso considerables este año (mejoras de bono basura a grado de inversión). De hecho, esperamos ver más ángeles caídos en los próximos meses. Particularmente porque la cantidad de empresas con una perspectiva negativa sigue siendo sustancialmente mayor que antes de la crisis”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

EnglishFrenchGermanSpanish