Aviso de la ONU: los productores de combustibles fósiles ignoran los compromisos climáticos

Extración de petróleo

Extracción de petróleo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Cuando apenas quedan unos días para la celebración de la gran cumbre climática de Glasgow (COP26), un reciente informe publicado por la ONU muestra que muchos de los mayores productores de combustibles fósiles del mundo siguen planeando aumentar su producción en los próximos años. El resultado es que en 2030 se quemarán muchos más combustibles fósiles de los que son compatibles con los compromisos climáticos mundiales.

El análisis del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente muestra que los 15 principales países productores de combustibles fósiles producirán en 2030 aproximadamente un 110% más de carbón, petróleo y gas de lo que sería necesario para limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, según recoge CNN Business. Si se pone el umbral en los dos grados centígrados, el exceso de producción es de un 45%.

Los científicos han dicho que limitar el calentamiento a esos umbrales es fundamental para evitar las peores consecuencias de la crisis climática.

Los investigadores denominan “brecha de producción” a esta desconexión entre los planes de los gobiernos y los compromisos climáticos internacionales, y concluyen que permanece “en gran medida sin cambios” en comparación con las evaluaciones anteriores.

De hecho, el último análisis apunta a que la brecha de producción es más amplia para el carbón, del cual los gobiernos planean producir aproximadamente un 240% más en 2030. También tienen previsto producir un 57% más de petróleo y un 71% más de gas natural de lo que establece el Acuerdo de París de 2015.

Ploy Achakulwisut, autor principal del informe y científico del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo, señala al medio estadounidense que los gobiernos todavía tienen el poder de revertir el curso y cerrar la brecha.

“Las empresas estatales de combustibles fósiles controlan entre el 50% y el 55% de la producción mundial de carbón, petróleo y gas, pero incluso cuando no controlan actualmente la producción, las políticas y subvenciones gubernamentales permiten la producción por parte de intereses privados”, ha apuntado. “Son los gobiernos los que pueden aplicar políticas y acciones sistémicas en toda la economía, teniendo en cuenta el interés público”.

“El mensaje principal es que los gobiernos tienen un papel primordial para cerrar la brecha de producción”, ha añadido.

Achakulwisut y sus colegas analizaron los planes y proyecciones de producción de Alemania, Arabia Saudí, Australia, Brasil, Canadá, China, Emiratos Árabes Unidos, India, Indonesia, Kazajstán, México, Noruega, Reino Unido y Rusia.

Aunque los mayores productores de carbón del mundo, China y EEUU, están reduciendo su producción de combustibles fósiles, este cambio se vería contrarrestado por los aumentos previstos en la producción de carbón en India, Rusia y Australia, según el informe.

No obstante, el informe sobre la brecha de producción revela que las mayores economías del mundo han canalizado más de 300.000 millones de dólares en nuevos fondos hacia actividades relacionadas con los combustibles fósiles desde el inicio de la pandemia de Covid-19, lo que supone más de lo que han invertido en alternativas de energía limpia.

“Los resultados de los modelos muestran que los tres combustibles -carbón, petróleo y gas- tienen que haber empezado a disminuir básicamente desde 2020 para que seamos coherentes con una vía que nos permita ser coherentes con la limitación del calentamiento a largo plazo a 1,5 grados”, avisa Achakulwisut. “Seguir retrasando la acción sólo hará más difícil el problema”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA