“Agotados y abandonados”: los médicos denuncian la gestión política de la sexta ola

Medico sanidad

Imagen de un médico.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

La gestión que desde el Gobierno y las Comunidades Autónomas se está haciendo de esta sexta ola del Covid-19 no gusta nada a los profesionales de la Sanidad. Están “agotados” y sienten un “abandono total” por parte de los políticos. Según lamentan, son “incapaces de informar a la población de los cambios continuos” en cuestiones como los contagios o la vacunación. También denuncian que no den la cara por la Atención Primaria.

Los sanitarios lanzan la que es su enésima queja ante la situación que ha provocado el estallido de casos por la variante ómicron. Así, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) llama a que “se aborde con urgencia la situación en la que se encuentra la asistencia sanitaria actualmente”. Una “mezcla de la falta de medidas y decisiones erróneas que se arrastran desde hace años y la improvisación y el uso de parches temporales con los que se está abordando la pandemia”.

Según destaca, “partimos de un contexto marcado por una pésima gestión administrativa y política desde hace décadas, con una nefasta gestión de los recursos humanos”. Para CESM la situación “era previsible desde hace mucho tiempo y ha desembocado en una alarmante carencia de médicos actual que empeorará con las jubilaciones”. A esto habría que sumar “el innegable maltrato a los profesionales, gran precariedad laboral y bajos salarios incluidos”.

En los últimos años, critica este colectivo médico, “hemos sido testigos de una falta de liderazgo absoluta y de la existencia de 17 servicios de salud distintos y parcialmente autónomos mientras los políticos/gestores persisten en no dejarse asesorar por los profesionales, no escucharlos”. Además, ha lamentado que alienten “a la población contra el personal sanitario en un intento de disimular su inoperancia, lo que está derivando en un alarmante aumento de las agresiones”.

En esta situación, advierte, la Atención Primaria está “absolutamente saturada y desbordada en todos los aspectos”. Los problemas atañen a una “excesiva burocratización” y una “inexistencia de los recursos humanos necesarios”, entre otras cosas.

El colapso en Primaria se traslada a los hospitales

La saturación en la Primaria tiene consecuencias en Atención Hospitalaria, asegura CESM, con centros abriendo plantas y habilitando camas progresivamente a medida que avanza la pandemia. Los ingresos aumentan y con ellos, la presión en las urgencias. Tal es así que, destaca, en varios hospitales “solamente se están realizando cirugías urgentes, oncológicas o inaplazables, puesto que los ingresos por Covid ocupan o bloquean camas de Reanimación y Planta”.

Los profesionales no pueden más, y no es una frase recurrente”, insiste este colectivo médico, que sostiene que “han llegado al límite y esta tónica general continuará mientras no se tomen decisiones urgentes y prácticas que mejoren la situación crítica actual”.

“Falta de medidas concretas” para las bajas Covid

Asimismo, desde AMYTS se denuncia la “falta de operatividad” de las Administraciones en algunos aspectos de la gestión de la pandemia. Tras recordar “su incapacidad” para dotar de equipos de protección a los sanitarios durante las primeras semanas de la pandemia, ahora el sindicato pone el acento en la tramitación de las bajas Covid. Un tema, lamenta, que está contribuyendo al “desbordamiento de la capacidad asistencial de la Atención Primaria”.

Tras la reunión entre Sanidad y las comunidades en el marco del Consejo Interterritorial de Salud, “no se tomó ninguna decisión concreta frente a la posibilidad de modificar, de forma excepcional en esta grave situación, la gestión de la incapacidad temporal”. “Todavía con semanas por delante de auténtica saturación de la Atención Primaria, no hubo acuerdo al más alto nivel de decisión sanitaria en España”, censura. Frente a esto, reprocha, esta cuestión “sirvió para escenificar nuevamente el enfrentamiento adolescente a que nos tienen acostumbrados tanto la Administración estatal como la de la Comunidad de Madrid”.

La ciudadanía, asegura Amyts, “necesita de unas Administraciones eficaces, que sepan tomar con valentía las decisiones que sean precisas para mejorar el bienestar de la población”. Y esto se traduce en que “abandonen su comportamiento habitual de confrontación e ingeniería social” y “tomen las decisiones necesarias para la mejora de la actual situación de nuestros centros sanitarios”.