www.elboletin.com

Los expertos piden una regulación para evitar la precariedad en compañías como Uber o Deliveroo

Deliveroo
Ampliar
Deliveroo

El informe 'Trabajo en plataformas digitales. Análisis y propuestas de regulación' recoge algunas recomendaciones para un marco normativo de la 'gig economy' que garantice la seguridad de los trabajadores.

Los repartidores de la plataforma de entra de comida a domicilio Deliveroo iniciaron hace un par de semanas la primera protesta en España por las condiciones laborales de la denominada 'gig economy' o 'economía bajo demanda'. Bajo este paraguas se engloban empresas como Uber o la citada Deliveroo, que ofrecen trabajo puntual a empleados independientes; para unos unos supone una salida laboral que ofrece flexibilidad, mientras que para otros fomenta la precarización. Ante la nueva realidad, los expertos piden una reforma normativa que ofrezca más seguridad a los trabajadores.

El informe 'Trabajo en plataformas digitales. Análisis y propuestas de regulación', publicado por la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), pone de manifiesto las luces y sombras del nuevo modelo económico. Señala que se trata de una buena oportunidad para el empleo y el autoempleo y para la transparencia financiera, sin embargo, subraya también la falta de seguridad jurídica, la precariedad y la desigualdad laboral.

Dado que el trabajo a través de plataformas es esporádico y a menudo ni siquiera computable bajo el formato de Trabajador Económicamente dependiente (TRADE), a nivel general, los proveedores no tienen garantizados unos ingresos mínimos ni tienen acceso a garantías como asistencias, seguros o vacaciones. Quienes no estén dados de alta como autónomos tampoco tendrán los derechos correspondientes en términos de coberturas de la Seguridad Social como la pensión de jubilación”, recoge al respecto.

Tras explicar la situación actual de la 'gig economy' en España, el informe recoge las opiniones al respecto de una serie de expertos en la materia, como Albert Cañigueral, fundador de consumocolaborativo.com; Celia Ferrero, vicepresidenta de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA); o Chema Martínez, secretario general de la Federación de Servicios de Comisiones Obreras (CC.OO).

Con estas aportaciones y la diversidad de información generada por instituciones públicas y académicas y resoluciones judiciales que se han publicado en países de nuestro entorno, Adigital propone posteriormente una serie de recomendaciones para “promover un marco normativo y políticas adecuadas a las actividades de trabajo en plataformas”:

- En primer lugar, aconseja promover sistemas de colaboración entre organismos públicos y plataformas para facilitar procesos de recaudación tributaria y de gestión de cotizaciones.

- Aboga además por que las plataformas puedan optar por modelos mixtos de trabajo que combinen la relación con proveedores independientes con la contratación de personal fijo, algo que actualmente no es posible.

- Con el fin de evitar la desprotección de los trabajadores, defiende la delimitación del tipo de relaciones existentes para “dotar de seguridad jurídica a las plataformas y a sus usuarios, para un entorno más competitivo y garantista”. En este sentido, recomienda “considerar la figura del autónomo como el régimen que mejor responde para dar encaje a la tipología de servicios que se proveen a través de plataformas”.

Para ello se basa en una sentencia del Tribunal de Apelación de París sobre la demanda de un repartidor de la plataforma Take Eat Easy que exigía a esta un contrato de trabajo. “Dicha sentencia establece que la relación entre ambas partes sea mercantil y basada en el régimen de autónomos cuando: el usuario es libre de escoger su horario y los días en los que quiere trabajar, sin penalizaciones, se inscribe en la plataforma y escoge cuando quiere trabajar; la a empresa no exige exclusividad y no limita el trabajo en otras plataformas; no se prevé ninguna penalización en caso de no aceptar servicios; el trabajador tiene material propio”.

Todo ello sin perjuicio de que la empresa pueda: proporcionar información inicial presencial o no presencial; garantizar un volumen mínimo de trabajo y hacerse cargo de coberturas como un seguro de accidentes.

- Además, los expertos piden poner en marcha un portal informativo para proveedores de plataformas donde estos puedan acceder a información sobre obligaciones en materia de Seguridad Social y tributos, y que, a su vez, promueva opciones de formación y servicios accesorios que beneficien a dichos usuarios

- Defienden también que es necesario, a medio plazo, “definir políticas laborales que anticipen una transición más plena de la ‘economía de empleo’ a la ‘economía de trabajadores autónomos’ de mañana”, tal y como señala el análisis 'The Collaborative Economy: Socioeconomic, Regulatory and Labor Issues' publicado por el Parlamento Europeo.

- El informe pide además la aplicación de varias de las conclusiones del informe ‘El futuro del trabajo en la economía colaborativa. Eficiencia de mercado y equidad de oportunidades o injusta precarización', de la Comisión Europea, que defiende, entre otras cosas, definir un salario mínimo junto con límites al número máximo de horas trabajadas por día y delimitar algunas formas mínimas de protección social y seguros de salud.

Marta Fernández

Asturiana perdida en la capital desde hace unos años, aunque siempre con el verde y azul del norte en la cabeza. Entre la realidad y la ficción, enganchada a la actualidad informativa y a la cinematográfica. Te traigo lo último en tecnología y redes sociales y rebusco lo más insólito de la Red. Cuando puedo, también comento las novedades de la cartelera española.

Google Plus de Marta Fernandez

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.