www.elboletin.com

La Bolsa argentina aguarda alcista el relevo a Kirchner mientras la volatilidad se apodera de Caracas

Los inversores internacionales han ido aflojando la presión que venían ejerciendo sobre las Bolsas de los mercados emergentes, y especialmente los latinoamericanos, conforme ha ido resurgiendo la crisis griega.
Las Bolsas latinoamericanas llegan al ecuador del ejercicio con un desempeño dispar. Aunque en su gran mayoría se decantan por el terreno de las alzas, tan solo han logrado adentrarse en el terreno amable de sus gráficas en los compases de negociación más recientes. La publicación de algunos positivos datos marco unida al rebrote de las tensiones en torno a Grecia han vuelto a desviar el dinero inversor de los mercados más consolidados del Viejo Continente hacia la orilla opuesta del Atlántico.

A la cabeza de las plazas bursátiles de Latinoamérica se sitúa la de Caracas. La Bolsa venezolana ha experimentado una drástica y vertiginosa subida desde que empezó el año, pero más especialmente en el último mes y medio. El IBVC, siglas a las que responde índice de referencia de este parqué, se ha revalorizado un 240% desde enero y en este último tramo la subida es de más del 130%, un porcentaje que se traduce en más que duplicar precios desde mayo: de los 5.700 puntos a superar los 13.200 enteros.

No obstante la magnitud del rebote, los analistas consideran que la subida no es significativa debido a los escasísimos volúmenes que se registran diariamente en la Bolsa de Caracas. Son frecuentes las sesiones en las que no se producen si quiera 30 operaciones, por lo que no se ha dado el regreso de dinero internacional como en otros países del entorno. El brusco rebote del mercado caraqueño se debe, fundamentalmente a la recuperación de precios del petróleo -de cuya cotización dependen buena parte de las finanzas del país caribeño-, pues la crispación política y la desfavorable tasa cambiaria pese a las múltiples devaluaciones del bolívar siguen previniendo a muchas carteras de tomar posiciones en esta plaza.

Más comedido, pero más sólido por fundamentales y volúmenes es, según señalan varios analistas, el avance que en lo que va de año se ha anotado la Bolsa de Buenos Aires. El índice Merval de referencia suma más de un 35% desde que empezó un año determinante para el país, pues el próximo mes de octubre se celebrarán elecciones presidenciales y legislativas en la nación austral. La actual presidenta, Cristina F. de Kirchner, no se presentará ya a la reelección, pero los temores al relevo se han apaciguado con una considerable mejoría de la economía local.

Los casi 11.700 puntos que marca la gráfica del Merval bonaerense cuentan con el reciente aval del PIB argentino del primer trimestre del año. Entre enero y marzo, la economía nacional creció un 1,1% con respecto a cifras del ejercicio anterior, y en el dato adelantado para el mes de abril se aprecia ya una mejoría interanual del 1,7%. La asignatura pendiente del futuro líder de Gobierno será frenar la desindustrialización del país, que acumula 22 meses consecutivos de caída en la producción del sector manufacturero.

Y de las dos mejores, aunque por motivos bien distintos en lo que catalizadores de fondo se refiere, a la peor del subcontinente. El índice de referencia de la Bolsa de Colombia, el Colcap, es el único de los grandes indicadores latinoamericanos que sucumbe al rojo en lo que va de año. En el entorno de los 1.300 puntos, el selectivo pierde cerca de un 13%. Y, es que, aunque el país sigue siendo una de las locomotoras de la región con un crecimiento del PIB del 2,8% en el primer trimestre, la brusca desaceleración de su expansión económica ha puesto sobre aviso a muchos inversores que han preferido deshacer posiciones y hacer caja antes de que las pérdidas pudieran ser mayores conforme avance el año.

Al ecuador del ejercicio en curso, ha llegado también prácticamente el ecuador del segundo mandato presidencial de Dilma Rousseff en Brasil. En horas bajas para su equipo de Gobierno debido a varias medidas impopulares como subidas de precio de servicios públicos y a los escándalos de corrupción que han salpicado a algunos de sus hombres de confianza, la Bolsa de São Paulo también se resiente. Aunque a estas alturas del año es aún capaz de aguantar una revalorización del 8%, desde sus máximos anuales de principios del mes de mayo, la caída alcanza ya un 7% del valor del Ibovespa, el selectivo de referencia del parqué nacional.

En un año marcadamente electoral en Latinoamérica, otra de las grandes potencias de la región ha celebrado también comicios. En México, el pasado 7 de junio se cerró el proceso para la elección de 500 miembros de la Cámara federal. El PRI en el que milita el presidente nacional, Enrique Peña Nieto, se hizo con el mayor número de votos, pero muy de cerca le siguió el conservadurista PAN.

Contra la Bolsa del Estado azteca ha jugado también la caída del petróleo por la decisión de la Organización de Países Exportadores (OPEP) de mantener una elevada producción de crudo. En este sentido, los efectos que se preveían para la ambiciosa reforma energética puesta en marcha en el país no han sido lo que se habían previsto. La agenda del cambio que Peña Nieto impuso en su llegada a la presidencia hace ya tres años sigue sin tener un claro reflejo en el devenir de la economía, muy ligada a la tendencia marcada por EEUU, que ahora comienza a dar síntomas de una todavía frágil recuperación económica.

Pese a estas muestras de fragilidad, el índice IPC de la Bolsa mexicana gana más de un 5% desde que empezó el año. Una senda alcista que deja bien atrás a la de Santiago de Chile, cuyo selectivo de referencia Ipsa apenas medra un 0,8% desde que empezó el año. Con muchas esperanzas puestas en el Tratado del Pacífico para potenciar el comercio con sus vecinos del Norte y, sobre todo, con aquellos de Asia, la falta de avances en el panorama macro se traduce en una sucesión de dientes de sierra para el índice, que desde mediados del pasado mes de mayo se ha dejado por el camino de las múltiples manifestaciones sociales celebradas las medidas de la presidenta Michelle Bachelet un 6% de su capitalización.

José M. Del Puerto

Madrileño y viajero inquieto que junta letras en ElBoletin.com desde 2010. Más concretamente, revolviendo entre los números y los nombres de la Bolsa como redactor de mercados.

Google Plus de José manuel del Puerto

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.