Vox se desmarca del minuto de silencio en el Congreso y celebra su propio acto contra la ley de violencia de género

Santiago Abascal
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Todos los grupos parlamentarios del Congreso, excepto Vox, se han concentrado a las 12 del mediodía en la conocida como Puerta de los Leones para guardar un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la violencia de género con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

El acto ha estado presidido por la presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, que tenía a su lado al secretario cuarto de la Mesa de la Cámara y diputado del PP Adolfo Suárez Illana. Junto a ellos también se ha visto a los portavoces parlamentarios del PSOE, Adriana Lastra; de ERC, Gabriel Rufián; de Ciudadanos, Edmundo Bal; o de Bildu, Mertxe Aizpurua, entre otros.

Tres cuatro de hora antes de este acto, diversos diputados de Vox se daban cita en el mismo lugar para leer un manifiesto. Por boca de su diputada Patricia Rueda, han condenado todo tipo de violencia contra la mujer, «al igual que condena a diario todo tipo de violencia, independientemente de la nacionalidad, raza, sexo, edad u orientación sexual de la víctima». Y han cargado contra el resto de grupos parlamentarios, a los que ha criticado por seguir «instalados en el concepto de violencia de género, es decir, el de que todos los hombres, por el hecho de ser hombres, son potencialmente violentos con las mujeres».

En su discurso, Vox ha denunciado que tanto el Pacto de Estado contra la Violencia de Género como la Ley Integral contra la Violencia de Género no sean más que «instrumentos del feminismo radical para lesionar derechos fundamentales como la presunción de inocencia y la igualdad de todos los españoles ante la ley».

Los pactos y las leyes «no han servido»

Instrumentos que, a su juicio, «no han servido ni para reducir el número de asesinatos de mujeres, ni para proteger a las mujeres que sufren otros tipos de violencia», sino sólo para «expoliar» a los ciudadanos y «financiar chiringuitos ideológicos».

Por ello, Vox ha pedido derogar la Ley de Violencia de Género y sustituirla por una Ley de Violencia Intrafamiliar «que proteja a todos», ha denunciado públicamente la violencia que sufren las mujeres en muchos países no occidentales y se ha comprometido a introducir la cadena perpetua para violadores, asesinos y pederastas, así como a combatir la inmigración ilegal que, en su opinión, fomenta la trata de seres humanos y la explotación sexual.

«En Vox creemos en la igualdad de las personas y no aceptamos la colectivización ni la utilización electoralista que se hace de la mujer», han manifestado, para concluir reafirmando su compromiso con la libertad con el fin de que en España «disentir de ideologías totalitarias como el feminismo radical no sea motivo de escarnio ni pueda llegar a constituir delito, como pretenden algunos».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA