Varapalo parlamentario a Catalá: la oposición se une para reprobarle por sus “injerencias”

Interior del Congreso de los Diputados
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Ministerio de Justicia vive sus horas más bajas. La desconfianza del Congreso de los Diputados es total. Y así se lo ha hecho saber la oposición a Mariano Rajoy. El Pleno de la Cámara Baja ha apoyado por amplia mayoría la moción del PSOE por la que se reprueba al ministro de Justicia, Rafael Catalá.

La oposición en su conjunto, salvo el PP y sus socios electorales de UPN y Foro Asturias que han votado en contra, han emitido un voto favorable para reprobar a Catalá. Sin embargo, los grupos parlamentarios han querido lanzar otro mensaje al Gobierno de Rajoy: han exigido la destitución del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, y del fiscal Anticorrupción, Manuel Moix.

La iniciativa de los socialistas pasaba por reprobar al ministro de Justicia por su responsabilidad “directa” en los nombramientos de los fiscales y por su “injerencia” en las causas judiciales. La moción, defendida por Isabel Rodríguez, ha apuntado a que las actuaciones de Catalá solo tienen un camino: “menoscabar” la confianza de los ciudadanos en el Ministerio Fiscal, así como “dificultar” el trabajo de los profesionales de esta institución.

“Rajoy tiene a un ministro bajo sospecha, tocado y hundido democráticamente”, ha sentenciado el portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando. Y es que, como ha recordado el socialista, “es la primera vez que se reprueba a un ministro, a un fiscal general y a un fiscal Anticorrupción en el pleno de sus funciones”.

De esta manera, Catalá sufre un varapalo parlamentario después de que se hayan conocido su conversación con Ignacio González donde le deseaba que se le acabasen “pronto los líos”. Asimismo, la ‘operación Lezo’ deja en mala situación a Maza y a Moix. Uno por designar al otro como fiscal Anticorrupción, pese a conocer que los presuntos corruptos le preferían para solucionarles sus problemas judiciales. Y a Moix por maniobrar para trabar el trabajo de la Fiscalía en el caso.