Unos mercados en shock se dan una tregua tras el descalabro de ayer

Bolsa de Madrid
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los inversores aún están en shock tras el descalabro de ayer. El Ibex registró su peor jornada de la historia con un hundimiento del 14%, mientras que Wall Street perdió un 10%, algo que no se veía desde 1987. Y al resto de parqués no les fue mucho mejor. Hoy la volatilidad se ha adueñado de unas bolsas europeas que han cerrado al alza en un movimiento en el que también tiene que ver la decisión de varios reguladores, entre ellos la CNMV, de poner coto a las ventas a corto.

El Ibex 35, que ayer se desplomó un 14% después de que el BCE no colmase las expectativas puestas en él, rebotó un 3,7% hasta los 6.629 puntos, si bien llegó a avanzar más de un 11% durante la sesión. A última hora de la noche de ayer, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) prohibió las ventas en corto sobre acciones de 69 sociedades tras las caídas registradas en los mercados de valores por la incidencia de la pandemia del nuevo coronavirus.

El tono era alcista en la mayor parte de bolsas europeas, que avanzaban un 2,46% en el caso de Londres, un 0,77% en Frankfurt, un 1,83% en París y un 7,13% en Milán, donde el regulador italiano ha adoptado una decisión similar a la de la CNMV.

En la jornada asiática la volatilidad ha sido la nota dominante, con bruscos cambios: el índice Topx de Tokio acabó cerrando con una caída del 5% después de haber llegado a caer más de un 9%. En Australia, el S&P/ASX 200 de Sídney se movió más del 12% intradía y acabó cerrando con una subida del 4,4% después de haber caído un 8% anteriormente, tras la inyección de 8.800 millones de dólares australianos (5.600 millones de dólares) por parte del Banco de la Reserva de Australia en el sistema financiero.

Mientras, el índice CSI 300 de China de las acciones cotizadas en Shanghái y Shenzhen terminó con una caída del 1,4%, y el Hang Seng bajó un 2,1%, aunque ambos índices registraron fuertes recuperaciones de pérdidas anteriores.

Ayer, Wall Street vivió su mayor desplome desde 1987, con una caída cercana al 10% en sus principales indicadores. Hoy en la mañana neoyorquina registraban avances del entorno del 2,5%. En los mercados de renta fija, la rentabilidad del bono estadounidense de deuda a diez años subía 6 puntos básicos hasta el 0,866%.