Unidas Podemos critica la «histórica excesiva presencia» de las corporaciones en la Cumbre del Clima

Juan López de Uralde

Juan López de Uralde. - Congreso

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El diputado de Unidas Podemos, Juan López de Uralde, ha criticado la «histórica excesiva presencia» de corporaciones en las Cumbres de Cambio Climático que suponen un freno y un obstáculo a los avance internacionales y a las políticas nacionales en materia de clima.

«Su presencia sigue siendo excesiva y el negacionismo ha sido financiado muchos años», ha manifestado López de Uralde en un encuentro con periodistas para analizar la XXVI Conferencia de las Partes de la ONU sobre Cambio Climático que se celebrará del 31 de octubre al 12 de noviembre en Glasgow (Escocia, Reino Unido).

Precisamente, esta podría ser una de las causas por la que los combustibles fósiles se subvencionen a nivel mundial con unos 420.000 millones de dólares anuales, lo que supone más de cuatro veces que el objetivo de alcanzar 100.000 millones de dólares para la financiación de la acción climática en los países en desarrollo, un reto que aún no se ha logrado y que es uno de los puntos clave de la negociación en la COP26.*
En ese contexto, el diputado ha explicado que uno de los objetivos que marcarán el éxito o el fracaso de la conocida como COP26 será precisamente si se alcanza un acuerdo para cerrar la brecha entre los 100.000 millones de euros anuales prometidos a partir de 2020 y los cerca de 80.000 millones realmente comprometidos para los países menos desarrollados.

Uralde ha recordado que la ONU estima en 420.000 millones de dólares para subvencionar los combustibles fósiles, cuatro veces más del objetivo que «ni siquiera se está cumpliendo».

A su juicio, esto da idea de como el mundo está utilizando «un doble lenguaje» con la acción climática, lo que debilita el esfuerzo global para reducir las emisiones. Pese a ello, confía en que la comunidad internacional será capaz de cerrar esta brecha de financiación.

Además, ve fundamental que la COP26 logre mantener el aumento de temperatura global por debajo de 1,5ºC, un «objetivo irrenunciable», por lo que apela a la ambición de los países y, en particular, a los que se reunirán este fin de semana en la cumbre del G-20 en Italia, que suman en torno el 80 por ciento de las emisiones globales de CO2.

«En gran medida la pelota está una vez más en el tejado de los países ricos, que son los que tienen que cumplir con el objetivo de no superar los 1,5ºC», ha denunciado.

Por otro lado, ha apuntado que otra de las cuestiones clave será la culminación del acuerdo sobre las reglas del Acuerdo de París, que no pudo completarse en la COP25 que tuvo lugar en Madrid en 2019.

En este contexto, recuerda que a pesar de que el objetivo global de limitar el aumento e la temperatura en 1,5ºC, las contribuciones o compromisos que cada país aporte no lo son, lo que impide aplicar mecanismos de sanción en caso de incumplimiento. «Es una debilidad que viene del Acuerdo de París y que ahora sufrimos», lamenta.

De hecho, ha recordado que según el Programa de Medio Ambiente de la ONU estima que la suma de esfuerzos, si se cumple, apenas limitará el aumento de temperatura global a 2,7ºC.

Por otro lado, como cuestiones adicionales, el diputado de Podemos considera que hay otras propuestas importantes que podrían dar lugar a acuerdos adicionales, como la iniciativa para terminar con la deforestación en 2030; fijar una fecha final para el uso del carbón; eliminar los coches de combustión en 2035 o introducir un nuevo acuerdo para reducir las emisiones de metano, «80 veces más potente en su efecto invernadero que el CO2».

En este contexto, critica la «complacencia» que nota a la Unión Europea que defiende haber hecho sus deberes, pero López de Uralde ve «sombras que preocupan», ya que en el paquete Fit55 abre la puerta a financiar las nuevas plantas de gas y carbón como «sostenibiles», algo que tilda de «un enorme error» que podría hacer «descarrilar» las políticas europeas de energías limpias.

«La UE puede estar en puertas de cometer un error y la Cumbre de Glasgow puede ser un buen momento para que la comisión rectifique la propuesta para las energías renovables», destaca.

No obstante, sitúa a España entre los que «sí» llegan a la COP26 con los deberes cumplidos, ya que es uno de los ocho países que tiene reflejado su compromiso con la neutralidad climática en 2050 en su ley de cambio climático aunque «es un buen momento para dar un paso adelante en la ambición».

Por último, ha informado de su participación en la delegación de diputados que forman parte de la Comisión de Transición Ecológica del Congreso y que viajará a Glasgow (Reino Unido) entre el 9 y el 12 de noviembre. En la misión parlamentaria participarán, además de López de Uralde, los diputados del PP Guillermo Mariscal; del PSOE, Helena Caballero y de ERC, Joan Capdevila.