Un tribunal prohíbe por motivos de salud pública la gran protesta antirracista del sábado en Sídney

Marcha antirracista en Australia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Tribunal Supremo de Nueva Gales del Sur ha prohibido la protesta antirracista planeada para este sábado en Sídney tras aceptar la apelación presentada por la Policía del estado, que alegó peligro para la salud pública ante la epidemia de coronavirus que sacude Australia.

Así, el magistrado Desmond Fagan ha coincidido en la existencia de un riesgo de seguridad pública si permitía que la protesta se celebrara el sábado, y consideró la iniciativa como un «desafío» a las decisiones tomadas por ministros y al asesoramiento experto en salud en el que se basaron esas decisiones, informa el ‘Sydney Morning Herald’.

Con todo, el juez ha matizado que su sentencia solo va dirigida al evento de este sábado y ha asegurado a los organizadores que podrán celebrarla cuando se levanten las medidas de restricción en el país, donde 7.238 personas han resultado contagiadas y 102 han fallecido a consecuencia del coronavirus.

Sin embargo, los responsables de la iniciativa han anunciado que pretenden seguir adelante con el evento, en el que se reivindicarán los derechos de la población aborigen a la luz de la violenta muerte del ciudadano estadounidense de raza negra George Floyd durante una detención, y por la que han sido imputados cuatro agentes, todo en el marco del movimiento internacional por los derechos civiles Black Lives Matter (Las vidas de los negros importan).

Los organizadores esperan que más de 10.000 personas acudan al evento a pesar del dictamen del tribunal y de las presiones de la Policía y de las autoridades locales, comenzando por la primera ministra del estado, Gladys Berejiklian, quien ya había respaldado la petición de la Policía y asegurado que no ha dado permiso a nadie para que ignore «de manera flagrante» las normas de distanciamiento social.

«Los manifestantes no podían garantizar el cumplimiento de las órdenes de salud y no podemos permitirnos hacer una excepción para nadie», explicó en declaraciones recogidas por la cadena australiana ABC.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA