Twitter anuncia la cancelación de unas 150.000 cuentas vinculadas a las teorías de la conspiración de QAnon

Twitter

Twitter - Autor: Monika Skolimowska/dpa

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La red social Twitter ha hecho saber este martes que ha cancelado desde el pasado 12 de enero, seis días después de la toma del Capitolio por parte de los acólitos del expresidente de Estados Unidos Donald Trump, más de 150.000 cuentas relacionadas con QAnon y sus teorías de la conspiración.

De acuerdo con la red social, la «gran mayoría» pertenecían a «personas reales», algunas de ellas con varios perfiles, que «compartían contenido dañino asociado a QAnon a gran escala» y ha descartado que se tratara de cuentas falsas que emitían desde el extranjero.

Las fuentes de Twitter a las que ha tenido acceso la cadena CBS han explicado que el seguimiento de este tipo de perfiles, similar al que se realiza contra el terrorismo internacional y la explotación sexual infantil, se venía llevando a cabo durante el último año, pero fue el asalto del Capitolio el pasado 6 de enero el detonante para cerrar muchas de ellas.

«Ese fue el momento en el que nos dimos cuenta de que el enfoque que habíamos tenido durante el otoño anterior, de intentar reducir la influencia de este movimiento, no era suficiente», ha admitido una de las fuentes.

Se tiene constancia de que las teorías de la conspiración de QAnon comenzaron en octubre de 2017, extendiéndose desde 4chan, una web en la que se comparten imágenes con texto, a otras redes redes sociales más populares como Twitter y Facebook. De acuerdo con este movimiento, Donald Trump es el último bastión contra una trama pedófila y con tintes satánicos orquestada por el Partido Demócrata.

Sin embargo, un año antes, Twitter comenzó a ser consciente del problema cuando un hombre, que viajó desde Carolina del Norte a Washington DC abrió fuego contra una pizzería que asoció erróneamente a otro establecimiento que había formado parte de otra serie de teorías de la conspiración conocida como ‘Pizzagate’, en la que se relacionaba a altos cargos demócratas con una red de tráfico y abuso de menores.