Tsipras seguirá con el plan de privatizaciones cuando finalice el rescate griego

Partenón grecia
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, seguirá adelante con el plan de privatizaciones cuando finalice el tercer rescate, el próximo mes de agosto. La presidenta del fondo de privatizaciones, Rania Ekaterinari, asegura que el gobierno heleno está comprometido con el plan de privatizar activos del Estado.

El gobierno griego tiene previsto vender participaciones del Aeropuerto Internacional de Atenas (AIA), la compañía de gas DEPA y la refinería de petróleo Hellenic Petróleo en las próximas semanas.

Además, Grecia tiene previsto vender la red de gas DESFA, lanzar a la venta, o a la bursatilización, una participación de la empresa de electricidad Public Power Corp. (PPC) (DEHr.AT), y vender paquetes importantes de acciones de los servicios de agua (EYDAP).

Un fondo sin fondo

En los últimos tres años Grecia ha obtenido solo un tercio del dinero previsto por la privatización de sus activos.

En 2011 se constituyó el fondo de privatizaciones TAIPED (HRADF) con el fin de gestionar los procesos de liberación de activos públicos. Su objetivo inicial era la recaudación de 50.000 millones de euros a partir de su venta o concesión. A finales de 2015, el importe total obtenido alcanzaba los 3.700 millones, un importe muy por debajo de las consideraciones iniciales.

En mayo de 2016, con la meta de reactivar el proceso de privatizaciones y cumplir con los requerimientos del tercer Programa de Ayuda Financiera (III PAF), Grecia constituyó la Hellenic Corporation of Assets and Participations. El nuevo Fondo de Privatización de Activos de la República Helénica.

Bajo los términos de ese nuevo proceso, Grecia tenía previsto ingresar 3.700 millones de euros por la venta de activos en 2016 y unos 1.300 millones en 2017, recuperando, de este modo, el objetivo a largo plazo de recaudar 50.000 millones de euros. Sin embargo, las cifras desvelan que los cálculos de los acreedores han vuelto a fallar.