Telegrama para Renzo Fratini

Adolf Hitler y Francisco Franco en Hendaya
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Monseñor, tras diez años al frente de la Nunciatura, sus declaraciones de despedida acusan al Gobierno de resucitar a Franco, dicen que hubiera sido mejor dejarlo en paz mientras Dios lo juzga, y alegan que la tumba está en la abadía donde viven los monjes benedictinos.

Excelencia más le hubiera valido reconocer que Franco fue declarado hijo predilecto de la Iglesia y que mientras fusilaba a mansalva nunca se le privó de entrar bajo palio en las catedrales. Deferencias con la familia del dictador, silencio sobre el impresentable prior y coces al Gobierno. Veremos.