Telegrama para el Papa Francisco

El Papa asomado a la Plaza de San Pedro

El Papa Francisco.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Beatísimo Padre, se ha dicho que el virus como el amor no sabe ni de razas ni colores y ahora comprobamos que tampoco sabe de religiones, así que la pandemia ha dañado las finanzas vaticanas agravando las dificultades que arrastran desde hace varios años.

La Santa Sede se ve obligada al ajuste de los gastos en los presupuestos más austeros de su historia reciente. Los abusos probados obligan a indemnizaciones cuantiosas y desalientan las donaciones. Se anuncian recortes a los cardenales que perderán pompa y colorido esplendor. Atentos.