La UE limitará el ‘roaming’ gratuito a 90 días al año

Usuario de smartphone
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El fin del sobrecargo por usar el móvil en los países comunitarios tendrá una condición: no valdrá más de 90 días al año. El sobrecargo por usar el móvil en el extranjero llegará a su fin dentro de los países de la UE el 15 de junio de 2017, después de muchas deliberaciones y atrasos en las instituciones europeas. Pero esta tarifa gratuita del ‘roaming’ en suelo comunitario tendrá sus límites: los operadores podrán cobrar un recargo si sus clientes pasan fuera de su país más de 90 días al año.
 
Así lo recoge la propuesta inicial de la Comisión Europea, en la que el Ejecutivo comunitario aboga porque el consumidor europeo “pueda operar en itinerancia a precios nacionales al menos durante 90 días al año”. Pasado ese tiempo, la compañía de telefonía podría empezar a cobrar una tasa.
 
Bruselas justifica la limitación como una medida para prevenir los posibles abusos de los clientes. En concreto, quiere evitar que los usuarios se compren una tarjeta SIM en un país de la UE en el que no residen que tenga unas tarifas más bajas que el suyo. A este comportamiento, la Comisión Europea lo denomina ‘roaming permanente’ y considera que puede causar distorsiones en el mercado de la telefonía móvil.

La limitación no afectará, sin embargo, a los europeos en zonas fronterizas que, por ejemplo, trabajan a un lado de la frontera y residen al otro, ya que en estos casos no se puede considerar que realicen un uso “anómalo” de las reglas de ‘roaming’, entiende Bruselas, según publica Europa Press.
 
Ya el año pasado, cuando se acordó la fecha definitiva para la caducidad del sobrecargo por las llamadas, mensajes y el uso de datos de Internet móviles en los países miembro, anunció que tomaría esta tipo de medidas. Pero no ha sido hasta ahora cuando se ha especificado el período a partir del cual las operadores podrían cobrar una tasa.
 
La propuesta pasará ahora a ser discutida a nivel de expertos por los Estados miembros y Bruselas aspira a poder aprobarla antes del próximo 15 de diciembre.