Europa necesita invertir 700.000 millones en infraestructuras digitales para alcanzar a EEUU y China

Comisión Europea
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El comisario de Economía y Sociedad Digital, Günther Oettinger, ha defendido la unificación de los estándares digitales en Europa para poder competir con Google o Facebook. Europa se ha quedado descolgada frente a la hegemonía de EEUU y China en el ámbito digital, algo a lo que la Comisión Europea quiere poner remedio. Para ello, ha calculado unas necesidades de inversión de entre 600.000 y 700.000 millones de euros en infraestructuras digitales que permitan avanzar en el desarrollo de aplicaciones tecnológicas.
 
Estas cifras para la estrategia de transformación digital incluyen no sólo al conjunto de los países miembro de la UE, sino también a Suiza, Ucrania y los Balcanes occidentales, que son parte de la infraestructura paneuropea, ha matizado el comisario europeo de Economía y Sociedad Digital, Günther Oettinger, en un panel en el Foro Europeo de Alpbach.
 
Durante su intervención, Oettinger ha insistido en que si Europa no es capaz de desarrollar redes de fibra óptica y la nueva generación de aplicaciones inalámbricas 5G de alta velocidad con la suficiente rapidez, saldrá perdiendo en el pulso digital, pues “las aplicaciones tecnológicas importantes no serán posibles más en nuestra industria”, según recoge Reuters.
 
Los planes para ponerse al día con EEUU y el gigante asiático incluyen la unificación de los estándares digitales dentro de Europa, como el mercado único digital que se está tejiendo desde Bruselas. La Comisión europea entiende que esta es la única manera de competir con gigantes estadounidenses como Amazon, Google o Facebook.
 
“Tenemos que unir la fuerza europea que tenemos en las universidades y en la industria” o los 28 países por su cuenta “ no serán lo suficientemente fuertes como para competir con Silicon Valley y los chinos”, ha añadido.
 
La unificación pasa también por la protección de datos, en unos estándares que podrían resultar polémicos: “en menos de dos años vamos a tener una norma legislativa europea y un equilibrio entre la protección de datos y el derecho a utilizar los datos”, ha asegurado Oettinger. A su juicio, Amazon y Google se benefician de una norma de datos más abierta en EEUU, lo que les ha permitido recopilar datos que les han dado un conocimiento mucho más amplio de las necesidades de sus clientes que la mayoría de las empresas europeas.