Los reguladores europeos prohíben el ‘adblocking’ a las operadoras

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Las directrices para la aplicación de las reglas europeas sobre la ‘neutralidad en la Red’ establecen que los proveedores de Internet no deben bloquear la publicidad. La molesta publicidad invasiva ha incitado al uso de ‘adblockers’, que se ha disparado en los últimos dos años. El éxito de estas herramientas no ha pasado inadvertido para los operadores de telefonía móvil europeos, que han empezado a trabajar en la posibilidad de implementar en sus redes tecnología que permita la restricción en bloque de anuncios, con el objetivo de atraer a sus filas los usuarios cansados del bombardeo publicitario. Pero sus planes se acaban de ir al traste tras publicación de las directrices para la aplicación de las reglas europeas de la denominada ‘neutralidad de la Red’.
 
El documento publicado ayer por Berec, el organismo que agrupa a todos los reguladores de telecomunicaciones en Europa, es claro al respecto: los proveedores de Internet “no deben bloquear, retrasar, alterar, restringir, interferir, degradar o discriminar la publicidad”, señala el punto 78.
 
La autoridad considera que debe permitirse a los usuarios la instalación de ‘adblockers’, sin embargo, entiende que el bloqueo de publicidad a nivel de red debería prohibirse en base a este principio de neutralidad que aboga por la no discriminación del tráfico en Internet. Estas directrices han sido trasladadas a los reguladores de cada Estado miembro, que son los que tendrán que aplicar y vigilar las normas.
 
Las compañías Three Reino Unido y Three Italia, ambas propiedad del grupo chino Hutchison, comenzaron hace unos meses los ensayos para bloquear los anuncios en toda su red tras aliarse con Shine, una ‘startup’ israelí dedicada al ‘adblocking’ que está a su vez trabajando con otras empresas de telefonía móvil para implementar su software.
 
Los operadores justifican la restricción de anuncios en bloque con una mejor experiencia para el usuario, pues argumentan que la publicidad masiva ‘se come’ los datos móviles. Sin embargo, muchos apuntan que su intención es, más bien, asestar un duro golpe a plataformas como Google, Facebook o Microsoft, como contrapartida por el daño que WhatsApp o Skype está causando a la facturación de las compañías de telefonía móvil. Para estas compañías, la publicidad es realmente la gran fuente de ingresos.
 
Pero las directrices de Berec son también una buena noticia para medios digitales, que dependen de la publicidad, y para los anunciantes.
 
“Los editores y anunciantes pueden respirar de alivio después de leer las directrices de la ‘neutralidad de la Red’ de Berec, ya que el texto sugiere que el bloqueo de anuncios a nivel de red iría en contra de los principios que conforman la regulación europea de neutralidad. El bloqueo de anuncios a nivel de red, que han estado considerando operadores como Three en Reino Unido, estaría prohibido a menos que el volumen de tráfico relacionado con estos anuncios sea tan grande que esté obstaculizando el desempeño de la red para todo los demás”, apunta el analista Mateo Howett, según recoge Financial Times.