www.elboletin.com
Edición testing    7 de diciembre de 2019

CERA

Voto rogado

El voto rogado volverá a convertir las elecciones del 10-N en un laberinto burocrático para los emigrados.

Hubo un tiempo en el que un tercio de los españoles que vivía en el extranjero conseguía participar en las elecciones generales. Sin embargo, aquello cambió con la instauración del voto rogado en 2011. De un 31% de participación en las elecciones de 2008 se pasó a un 4,9% en las de 2011 y un 5,74% en las de abril de este año.

Elecciones

El laberinto burocrático que supone el voto rogado ha impedido el voto de miles de personas en las últimas convocatorias.

Si nada ni nadie lo remedia a última hora, España celebrará unas nuevas elecciones generales el próximo 10 de noviembre. Una repetición electoral que volverá a suponer un laberinto burocrático – y geográfico – para los más de dos millones de españoles que residen en el extranjero y que tendrán que recurrir al voto rogado.

  • 1