Solo la mitad de las empresas del Ibex 35 redujo sus emisiones directas en 2019

Mundo verde

Transición ecológica

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El avance de las empresas del Ibex 35 hacia la transición ecológica es muy lento, hasta el punto de que apenas la mitad (19) disminuyeron sus emisiones directas en 2019. Así lo constata el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, que ha presentado este miércoles el capítulo de Medioambiente de su informe anual ‘La información sobre Responsabilidad Social Corporativa en las empresas del Ibex 35’, referente a 2019.

En el informe se aprecia un avance de la información publicada por las empresas en materia medioambiental, pero con “carencias importantes” en la información sobre economía circular, calidad del aire y biodiversidad.  La puntuación global ha mejorado levemente con respecto al ejercicio anterior, pasando de 37,08 a 41,28 puntos sobre 100.

La Unión Europea y España han puesto en marcha diferentes iniciativas para ir hacia una transición ecológica del sistema productivo, en las que se señala el papel fundamental de la empresa. Para alcanzar la transición ecológica es preciso que las empresas gestionen sus procesos y actividades más allá del riesgo de reputación y el posible impacto ambiental, hacia la implantación de medidas de mitigación y adaptación al cambio climático, señala el Observatorio. El objetivo es alcanzar la “circularidad máxima” de sus procesos y conservar la calidad de los ecosistemas, la biodiversidad y el capital natural.

El análisis constata que el cambio climático es el aspecto ambiental del que más se hacen eco las empresas del Ibex 35, pues todas declaran compromisos con la lucha contra el cambio climático, bien sea por demanda social o por convencimiento propio. Sin embargo, los datos a nivel operativo indican que aún se está lejos de una economía baja en carbono.  “Es notable la falta de planificación a largo plazo en línea con los objetivos de la UE”, apunta el informe. Tan solo 10 empresas presentan una estrategia de adaptación al cambio climático.

Tampoco la información sobre huella de carbono indica avances significativos en la lucha contra el cambio climático en las empresas del Ibex 35. 34 empresas informan de sus emisiones directas (alcance 1) e indirectas por consumo eléctrico (alcance 2), pero tan solo se aprecia una evolución positiva en ‘alcance 1’ en 19 de las empresas analizadas, siendo un avance insuficiente para alcanzar los objetivos marcados.

“Mantener el actual status quo mientras se anhela un ficticio ‘balance cero neto’ a base de compensaciones de emisiones o compra de certificados verdes es hacer trampas al clima”, reflexiona Miguel Ángel Soto, responsable de las campañas de Bosques y Empresas y DDHH de Greenpeace, que ha participado en acto. “En la nueva retórica empresarial sobra mucho greenwashing y falta más compromiso por reducir las emisiones brutas y abordar la transformación del modelo económico”.

Otras preocupaciones ambientales que suponen riesgos elevados con consecuencias económicas, sociales y ambientales graves, son los aspectos más olvidados en los informes de gestión de las empresas del Ibex 35: la pérdida de biodiversidad, el uso de recursos y los riesgos para la salud y el bienestar provocado por la mala calidad del aire en las ciudades.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA