Sanidad quiere extender al puente de San José el cierre de las CCAA en Semana Santa

La ministra de Sanidad, Carolina Darias.

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Cierre perimetral en Semana Santa y en el puente de San José. Esta es la propuesta que el Ministerio de Sanidad presentará a las Comunidades Autónomas en la reunión del Consejo Interterritorial de Salud. Según el borrador, el departamento de Carolina Darias pone sobre la mesa cierres totales entre el 17 y el 21 de marzo y el 26 y el 9 de abril.

Así lo detalla El Mundo, que ha tenido acceso al borrador del documento que trasladará Sanidad a las autonomías en la cita de este miércoles. Además, contempla un toque de queda de 22 a 6 horas. Otros medios apuntan que Canarias y Baleares podrían estar excluidas de esta limitación respecto al cierre perimetral.

Esta misma mañana el vicepresidente segundo de la Junta y consejero de Sanidad de Extremadura, José María Vergeles, abogada por “reducir” la movilidad”. Según ha defendido, “la movilidad es la gran aliada del virus y, por lo tanto, no descarto que haya cierres perimetrales”. Dicho esto, ha pedido no olvidarse del puente de San José, un fin de semana largo en el que también se produce una “movilidad importante”.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha afirmado que acatará lo que se acuerde el Consejo Interterritorial. Y es que, ella “cumple escrupulosamente las normas establecidas y la ley” dado que no es “ni independentista ni arribista”.

Sin embargo, en declaraciones a La Sexta, recogidas por Europa Press, ha dejado claro que “cerrar por cerrar” le repugna y que lo considera “un abuso de poder”. Para la dirigente regional, hay que ir a “medidas intermedias” como han hecho en Madrid. “Si estuviera toda España abierta entendería una estrategia única, pero si seguimos parcelados en 17 considero que lo que hagamos no perjudica a Andalucía”, ha dicho. Asimismo, se ha preguntado por qué es necesario acortar las horas del toque de queda.

“Digo yo que Madrid puede seguir operando con las normas que le están funcionando relativamente bien y siempre llamando a la prudencia porque es algo que no hemos dejado de hacer en ningún momento”, ha defendido. Además, ha sostenido que si la hostelería y el comercio de Madrid fuesen una región, serían la tercera por PIB del país por lo que se niega a “matar de hambre” la actividad.