Sánchez recuerda que el PSOE ofreció al PP abstenerse y ha optado por “abrazar a la ultraderecha”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una comparecencia tras la cumbre informal de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, en Versalles. (Foto: Pool Moncloa/Fernando Calvo y Pool UE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha insistido en sus críticas al pacto suscrito entre PP y Vox en Castilla y León para que el popular Alfonso Fernández Mañueco siga al frente de la comunidad. Un acuerdo que supone que la ultraderecha entre por primera vez en un gobierno autonómico. “Estamos ante un momento grave para la democracia española, en un momento crítico”, ha advertido el jefe del Ejecutivo, que ha recordado que el PSOE ofreció en su día al PP abstenerse. Sin embargo, el Partido Popular, ha destacado, “ha optado por abrazar a la ultraderecha”.

“No quiero quitarle ni ponerle paños calientes a esta situación”, ha señalado Sánchez durante su rueda de prensa tras la cumbre informal de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en Versalles. “Cuando uno ve cuáles son los principales mensajes que salen de ese acuerdo entre PP y Vox pues llaman a una profunda preocupación”, ha admitido. Según ha apuntado, “hablan de reducir y debilitar a los agentes sociales”. También, en una semana en la que se ha celebrado el Día de la Mujer, “empieza de nuevo a banalizarse la violencia frente a la mujer”.

Además, “se señala de nuevo al inmigrante”, ha continuado el presidente del Gobierno antes de criticar “que se frivolice y se plantee la derogación de un decreto de Memoria Histórica”. “Si estas son las prioridades del nuevo Gobierno de Castilla y León formado por el PP y Vox, creo que no solamente están alejadas de las preocupaciones diarias que puedan tener los ciudadanos de Castilla y León, sino que están alejadas de los principios y los valores de la mayor parte de ciudadanos de nuestro país”, ha afirmado.

Sánchez también ha destacado el análisis que en el exterior, más allá de las fronteras españolas, se han hecho de este acuerdo. “Hemos visto en una agencia de información internacional un titular muy grave, muy preocupante, y es el decir que la ultraderecha por primera vez desde la época de Franco va a poder participar en un gobierno autonómico”, ha destacado el presidente. “Esto es lo que piensa el mundo sobre lo ocurrido ayer”, ha incidido Sánchez, que ha citado las críticas vertidas ayer por el propio líder del PP Europeo, Donald Tusk.

Asimismo, y sobre las declaraciones de Alberto Núñez Feijóo responsabilizando al PSOE de este pacto, Sánchez ha respondido que su partido ofreció “una alternativa al PP”, que pasaba por la abstención de los socialistas en las Cortes autonómicas si se planteaba un cordón democrático a la ultraderecha.

En su opinión, “el PP, lo dirija quien lo dirija, cuando ha tenido que optar, ha optado por abrazar a la ultraderecha y formar por primera vez en la historia democrática, y esto es muy grave, un gobierno de coalición con la ultraderecha”. Para el mandatario español “el que la ultraderecha entre en un gobierno autonómico no es baladí”. “Estamos hablando”, ha remarcado, “de gestionar la Sanidad, la Educación, políticas que afectan al día a día de los ciudadanos”.

“Me parece una extraordinaria barbaridad”, ha añadido. Tras esto ha pedido al PP que “no busque excusas” para este pacto con Vox.