Sánchez quiere reabrir el debate de la abstención a Rajoy en el Congreso del PSOE

Pedro Sánchez junto a Adriana Lastra y José Luis Ábalos
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El equipo del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, llevará el debate sobre la abstención en la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno al Congreso Federal del partido de mediados de junio. En el documento que se presentará para enmendar la ponencia marco encargada por la Gestora, los ‘sanchistas’ denuncian el “fracaso político” que supuso dejar gobernar al PP.

El Partido Socialista “se limitó a dejar el camino expedito al PP”, afirman en el documento de poco más de 70 páginas que el entorno de Sánchez defenderá en el cónclave de los días 16, 17 y 18 de junio. Vía libre a los populares “en unos momentos en que los españoles están especialmente sensibilizados ante las regresiones sociales y laborales, y los escándalos de corrupción que azotan al PP, sin olvidar la crisis territorial que se sufre en Cataluña”, continúa el texto que se someterá a votación.

Para Sánchez y los suyos la decisión de abstenerse “supone dejar al sistema sin alternativa y con un riesgo general de involución”, ya que se ha creado un clima de opinión “que guarda algunos paralelismos” con el que había antes de que Felipe González ganara las elecciones 1982. Y por ello quiere que se reconozca que fue un error.

En estas enmiendas los ‘sanchistas’ denuncian que “los acontecimientos que culminaron” en las reuniones del Comité Federal del pasado 1 de octubre, y la “extralimitación en sus funciones de una Gestora nombrada y mandatada de un modo que no se corresponde ni con las reglas, ni con la cultura socialista, ni con los criterios democráticos básicos habituales, han agravado una crisis interna que hay que cerrar cuanto antes”.

Toda una crítica al órgano que preside el asturiano Javier Fernández que se pondrá sobre la mesa en un congreso, el del PSOE de dentro de unas semanas, que escenificará que la división en las filas socialistas no se ha disipado tras conocerse los resultados de las primarias. El enfrentamiento sigue ‘vivo’, aunque ya no es tan público.

Los ‘sanchistas’ también sostienen que la elección de candidatos ha llegado a ser “endogámico y presenta carencias que han dado lugar a problemas de agotamiento” y que el actual funcionamiento del PSOE tiene “insuficiencias”, debilitándose los vínculos con la ciudadanía.

Madina y el ‘sándwich’ al PSOE

El documento elaborado por el equipo de Pedro Sánchez también supone una enmienda a la totalidad al presentado por la Gestora, que ha sido coordinado por Eduardo Madina. Los ‘sanchistas’ rechazan de lleno el análisis del diputado vasco y sus referencias hacia los dos peores resultados del PSOE con él como candidato. “Tras abandonar el Gobierno, en las elecciones de noviembre de 2011, el PSOE pierde 4,5 millones de votos y 58 escaños”, recuerda el entorno del secretario general, que hace referencia al 15M, Podemos, Ciudadanos y a una campaña contra el partido.

“La espectacular difusión de los movimientos del 15M, la aparición de Podemos y Ciudadanos y la intensa campaña mediática diseñada por la derecha económica y política para hacer un ‘sándwich’ al PSOE y forzar el ‘sorpaso’ por Podemos, no ha logrado el objetivo de relegar al PSOE”, afirma el equipo de Sánchez, que sí admite que en las elecciones de 2015, con 90 diputados, se perdieron 1,5 millones de votos respecto a los comicios de 2011, pero ese resultado “supone la recuperación de 2 millones respecto a las anteriores elecciones al Parlamento Europeo de 2014”.

Asimismo, continúa en estas enmiendas, “en la repetición de las elecciones generales en junio de 2016, con una menor participación y la pérdida de 120.000 votos se produjo una ligera remontada de 0,6 % en porcentaje de voto”.