Ron amenaza con acciones legales contra la CNMV por la multa por los sueldos en el Popular

Ángel Ron, expresidente del Banco Popular
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El expresidente de Banco Popular Ángel Ron amenaza con emprender acciones legales contra la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) después de que ayer el regulador anunciara multas contra el banquero y la propia entidad por supuestos engaños en los informes de remuneraciones entre 2013 y 2015.

En un comunicado, señala que “no redactó, ni intervino en la redacción o contenido” de los informes anuales de retribuciones (IARC), ya que para ello “se contaba con asesores externos e internos, que asesoraban técnicamente a la Comisión de Retribuciones, de la que tampoco formaba parte, ni asistía nunca Ron, limitándose a votar como todos los demás consejeros, lo que proponía dicha Comisión, asesorada por los citados técnicos”.

En concreto, los técnicos externos que asesoraron la redacción de los IARC de 2013 a 2015 fueron el despacho Garrigues y, de dicho despacho, específicamente, Salvador Espinosa De los Monteros y Eduardo Gómez de Salazar, siendo asesores internos los técnicos de las áreas correspondientes, destaca Ron en su comunicado.

Por ello, “la utilización de las palabras ‘falsedad’, ‘mentir’, ‘engaño’ referidas a la conducta que se imputa y atribuidas al señor Ron, tiene carácter calumnioso, de acuerdo a los hechos reales e incluso al tipo de infracción en que se basa el expediente, por lo que nos reservamos las pertinentes acciones legales para la defensa del honor y el ejercicio del derecho de rectificación por parte del señor Ron”.

“La maliciosa calificación de la pensión prevista en el artículo 27 de los Estatutos del Banco Popular, a favor del señor Ron y de otros directivos y expresidentes del Banco que llevasen más de 20 años prestando sus servicios, desde el año 1979, como actuaciones ilegales, constituyen una nueva calumnia, frente a la cual que advertimos de las pertinentes acciones legales por difamación y denuncia falsa, en su caso”, añade el comunicado.

La resolución de la CNMV está “viciada de nulidad, por inexistencia de la infracción que se imputa, por vulnerar derechos fundamentales, ser contraria a la ley que dice aplicar y estar contenida en un expediente caducado”, encontrándose por todo ello “recurrida ante los tribunales” por el propio Ron desde el día 24 de abril de 2020, “de lo que es perfecta conocedora la CNMV, puesto que ya ha enviado al tribunal el expediente para interposición la demanda y ayer mismo, día 22 de julio de 2020, se le ha ordenado por el Tribunal completar debidamente el mismo, puesto que lo había enviado incompleto, desordenado y cercenado”.