Robles reivindica al CNI mientras Aragonès ve “evidencias claras” de que está tras el espionaje

La ministra de Defensa, Margarita Robles

La ministra de Defensa, Margarita Robles, en una foto de archivo.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha reivindicado la labor del Centro de Nacional de Inteligencia (CNI) ante el supuesto caso de espionaje a líderes independentistas. Según ha garantizado, todas sus actuaciones están siempre sujetas a la legalidad vigente. Por ello, ha rechazado que se hagan acusaciones “sin pruebas” aprovechando que todas sus actuaciones son secretas y “no se puede defender”. Frente a esto, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha sostenido que hay “evidencias claras” de que el CNI está tras este caso a través del programa Pegasus.

En declaraciones en el Canal 24h, recogidas por Europa Press, Robles ha evitado dar detalles sobre las actuaciones del CNI y tampoco ha aclarado si cuenta con el programa Pegasus, alegando que todo lo relacionado con el centro de inteligencia está sujeto a secreto por ley.

Sin embargo, ha garantizado que tanto el Gobierno como el CNI “siempre actúan con arreglo a la legalidad vigente”. “Es muy fácil imputarle al CNI determinadas actuaciones porque sabe que el CNI no se puede defender”, ha lamentado asegurando que el Ejecutivo ofrecerá toda su colaboración a la justicia si es requerido.

Además, ha recordado que el CNI también está sujeto al control parlamentario a través de la denominada Comisión de Gastos Reservados, que aún no se ha constituido esta legislatura. De esta manera, ha animado al Congreso a iniciar el funcionamiento de esta comisión y que en ella pueda comparecer la directora del CNI, Paz Esteban, para dar allí cuentas “sin ningún tipo de cortapisas ni reservas”.

Posición diferente tiene el presidente de la Generalitat. Para Pere Aragonès hay “evidencias claras” de que el CNI está tras el caso de presunto espionaje a líderes independentistas. “No hace falta ser Sherlock Holmes para mirar al CNI”, ha afirmado en una entrevista de Rac1 recogida por la mencionada agencia, en la que ha insistido en que el Gobierno de Pedro Sánchez debe dar explicaciones, investigar el caso y asumir responsabilidades.

Aragonés ha argumentado que el programa Pegasus solo lo pueden comprar los Estados y organismos gubernamentales, y ha señalado que se han publicado informaciones de que el CNI lo adquirió, por lo que ve una “evidencia palmaria” de que están tras el presunto espionaje.

Preguntado por si cree que algún ministro o el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, conocía este presunto espionaje, ha rechazado entrar en especulaciones porque cree que esto es lo que se debe aclarar.

Asimismo, ha vuelto a defender la necesidad de mantener una reunión “cara a cara” con Sánchez para abordar este asunto y ha explicado que ha hablado con él a través de mensajes telefónicos. Para el presidente catalán este es el “hecho más grave en términos de destrucción de confianza que ha habido” desde la investidura de Sánchez como presidente del Gobierno porque considera que otras cuestiones ya venían de los anteriores gobiernos, y ha exigido transparencia y asumir responsabilidades.

Así, ha recalcado que este caso ha dejado muy bajos los niveles de confianza en el Gobierno y ha avisado de que la relación tanto de ERC como del Govern con el Ejecutivo de Sánchez “está extremadamente dañada”.

Viaje a Madrid

El jefe del Ejecutivo catalán ha anunciado que este jueves viajará a Madrid para reunirse con los partidos afectados por el presunto espionaje (ERC, Junts, CUP y Bildu) y también espera mantener un encuentro con otras formaciones, como Podemos y el PNV, que han expresado su preocupación ante este caso.