La inflación frena su escalada en España pero empieza a filtrarse en toda la economía

Gasolinera gasolina

Imagen de un surtidor de gasolina.

La inflación da un respiro y el IPC se sitúa en el 8,4% en el mes de abril, de acuerdo con el indicador adelantado elaborado por el INE. De confirmarse supondría una disminución de casi un punto y medio en su tasa anual, ya que en el mes de marzo esta variación fue del 9,8%. La bajada se debe, en especial, a los descensos de los precios de la electricidad y los carburantes.

Según detalla el INE, destaca también, aunque en sentido contrario, el aumento de los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas, mayor este mes que en abril de 2021.

Pese a la mejora del índice general, la tasa de variación anual estimada de la inflación subyacente (sin incluir alimentos no elaborados ni productos energéticos) ha aumentado un punto, hasta el 4,4%. Este dato, si se confirma, sería el más alto desde diciembre de 1995 y acera los temidos efectos de segunda ronda, es decir, que la subida de los costes de producción vaya permeabilizando hacia los precios finales.

Respecto a la evolución de la tasa mensual, los precios de consumo registran en abril una tasa del -0,1% respecto al mes de marzo, según el indicador adelantado del IPC. Asimismo, la tasa de variación anual estimada del IPC Armonizado se sitúa en eñ 8,3%, un pun to inferior a la registrada el mes anterior.