Repsol defiende la legalidad de los encargos a Villarejo: No contemplaban “acciones intrusivas”

Audiencia Nacional

Audiencia Nacional. Autor: Jaime Pozas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La representante legal de Repsol, María Díaz Aldao, ha defendido este lunes ante el juez de ‘Tándem’ que la contratación de Cenyt, buque insignia del grupo empresarial del comisario José Manuel Villarejo, fue perfectamente legal, reivindicando que su reputación era impecable, que se hizo de forma transparente y que, en todo caso, los encargos fueron lícitos: no contemplaban «acciones intrusivas».

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, que investiga la macrocausa ‘Tándem’ sobre los negocios oscuros de Villarejo, citó a los representantes legales de Repsol y CaixaBank tras imputar a ambas empresas por cohecho y revelación de secretos en el marco de la pieza separada 21, donde se investiga el ‘Proyecto Wine’.

Según se desprende de las pesquisas judiciales, el cometido de Villarejo habría sido espiar al entonces presidente de Sacyr Vallehermoso, Luis del Rivero, para que Repsol y CaixaBank, accionista de referencia de la primera, pudieran frustrar la tentativa de la constructora de hacerse con el control de la petrolera a través de una alianza con la mexicana Pemex.

De acuerdo con fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, Díaz Aldao ha explicado que el objetivo era obtener información del pacto Sacyr-Pemex, si bien ha sostenido que los sucesivos encargos a Cenyt se ajustaron a los parámetros legales, aclarando en este sentido que no incluían ni seguimientos ni escuchas. No se le pidió ningún tipo de «acción intrusiva», ha dicho. Y, de los informes que fue entregando Cenyt, no se podía deducir que se hubiera recurrido a ellas, ha añadido.

Una reputación impecable

Además, la representante legal ha indicado al titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 que la principal razón por la que se acudió a Cenyt es que se temía que pudiera acabar haciendo el mismo trabajo para la competencia, es decir, para Del Rivero, por lo que Repsol decidió atajar este eventual problema fichándola primero.

Díaz Aldao también puesto de relieve que Cenyt tenía una reputación impecable en el mundillo, recalcando que solía trabajar con las grandes empresas del Ibex 35 y con administraciones públicas.

En este punto, ha querido precisar que se contrataron servicios de inteligencia corporativa, no de seguridad privada, de modo que –conforme a la ley que regía entonces y a la actual– no era necesario que Cenyt constara en ningún registro.

Este matiz es relevante por cuanto el magistrado reprocha a ambas entidades que ninguna mercantil de Cenyt estuvo nunca legalmente habilitada para ejercer actividades de seguridad privada, afeándolas que podían haberlo comprobado consultando la Unidad Central de Seguridad Privada de la Policía Nacional.

García-Castellón recrimina igualmente a Repsol y CaixaBank que no verificaran que Villarejo era comisario en activo cuando le contrataron. A este respecto, Díaz Aldao ha enfatizado que se contrató a Cenyt, no al comisario, y que la única forma de saberlo era mirando un listado accesible solo a policías en ejercicio.

Con todo, ha afirmado que Repsol estaba plenamente convencida de que podía contratar a Cenyt. De hecho, ha hecho hincapié en que no hubo afán de ocultarlo, tal y como demostraría el hecho de que las facturas pagadas a la empresa de Villarejo se reflejaron en el sistema interno.

Iniciativa de Repsol

La representante legal de Repsol ha centrado buena parte de la comparecencia judicial de este lunes, que ha protagonizado durante unas dos horas, aunque también ha habido tiempo para preguntar a su homólogo de CaixaBank, Ignacio Redondo Andreu.

Éste ha declarado que la iniciativa de contratar a Cenyt partió de Repsol, pero que CaixaBank se sumó a ella cuando los trabajos ya estaban en marcha porque tenía una importante participación en la compañía energética y, por tanto, un gran interés en cómo se desarrollara y resolviera la lucha por su control.

Sin embargo, el representante legal de CaixaBank no ha podido continuar su relato porque, dado lo extenso de la primera declaración, García-Castellón ha decidido continuar con la comparecencia de Redondo Andreu este martes.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA