Registros policiales, deuda y opacidad: así están los grandes ayuntamientos de Ciudadanos

Ciudadanos

Ciudadanos consiguió varias alcaldías en las elecciones municipales de 2015. Lejos de la victoria en las principales plazas, la formación naranja tuvo que conformarse con ayuntamientos menores. Los tres más importantes, Mijas (78.000 habitantes), Valdemoro (72.000) y Arroyomolinos (30.000). Tres municipios donde el partido de Albert Rivera se ha visto rodeado de distintas polémicas.

Una de ellas, de hecho, provocó que Ciudadanos perdiera su principal municipio en Madrid, Valdemoro. Los partidos de izquierda impulsaron una moción de censura en verano de 2017 contra el entonces regidor del consistorio, Guillermo Cross, por su “mala gestión” durante los dos primeros años de legislatura. Tanto PSOE como Podemos acusaron al grupo municipal de Ciudadanos de mentir respecto a la deuda. “Es de 145 millones de euros, peor que hace dos años», afirmaron.

El consistorio anunció en abril del pasado año que no podía refinanciar la elevada deuda heredada de gobiernos anteriores.

El partido de Albert Rivera siempre aseguró que la pésima situación económica del ayuntamiento fue culpa de la mala gestión del PP en anteriores legislaturas. Valdomoro fue el epicentro de la Trama Púnica y estuvo dirigida por el hoy imputado Francisco Granados.

El Ayuntamiento de Mijas (Málaga) también echa la vista atrás cuando explica por qué pasó del sobresaliente al suspenso en transparencia.

“Ahora, la política municipal se tiene que basar en el diálogo, la participación y la transparencia”. De esta manera, el alcalde de Mijas, Juan Carlos Maldonado, político de Ciudadanos, dio el pistoletazo de salida a su legislatura. Sin embargo, estas palabras del regidor chocan con Transparencia Internacional España, según informó hace meses este mismo periódico.

El organismo publicó hace exactamente un año un estudio donde analizaba la transparencia de los 110 principales ayuntamientos de España. Los peores parados, Almería (PP), Telde (Nueva Canarias) y Mijas (Ciudadanos). El municipio malagueño apenas obtuvo 45 puntos sobre 100. En 2014, la nota de Mijas era de 92,5 puntos.

De esta manera, en tres años, Mijas ha pasado del sobresaliente de Transparencia Internacional España que cosechó Ángel Nozal (PP) al suspenso. En cualquier caso, conviene destacar que años después de la buena nota de Nozal, la Fiscalía Anticorrupción ha puesto las miradas sobre el exregidor.

Transparencia Internacional España matiza que su ránking “en ningún caso trata de medir el nivel de corrupción”.

A estos dos ayuntamientos se une ahora Arroyomolinos, el tercero en discordia y el tercero – ahora segundo – más importante gobernado por Ciudadanos, que cuenta con un total de 73 alcaldes en España.

La Policía Nacional ha activado este martes una gran operación anticorrupción que investiga una red de licitaciones fraudulentas en aplicaciones informáticas para la gestión de tráfico y radares. Muchos de ellos han sido en Cataluña, origen del caso, pero también en Madrid, Asturias y Castilla y León.

En el centro de la operación se encuentra la empresa Aplicaciones Gespol SL, actualmente integrada en Valoriza Servicios Medioambientales y filial del grupo Sacyr con sede en Barcelona que fue constituida en octubre de 2016 y que está especializada en aplicaciones para controlar el tráfico rodado. Los investigadores creen que habría amañado concursos públicos con la connivencia de políticos locales del PSOE, PP y Ciudadanos.

En el caso de Madrid, los grandes municipios de la operación son Navalcarnero, y Fuenlabrada, gobernados por el PSOE, y Arroyomolinos, gobernado por Ciudadanos.