PSOE y Podemos recuperan el impuesto a las socimis que ya pactaron el año pasado

Se alquila vivienda alquiler
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El fin de los privilegios fiscales para las socimis parece estar cada vez más cerca. PSOE y Unidas Podemos han acordado para su Gobierno de coalición reformar el régimen jurídico y fiscal de estas sociedades, aunque el cambio, de producirse, no será muy radical. Ambas formaciones han pactado aplicar un tipo de gravamen del 15% sobre los beneficios no distribuidos entre sus accionistas, una fórmula que ambas partes ya pactaron sin que llegara a materializarse en el acuerdo presupuestario para 2019.

Hasta ahora tributan al 0%, es decir, están exentas de pagar el Impuesto de Sociedades y cuentan con una bonificación del 95% en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) y Actos Jurídicos Documentados (AJD), algo muy polémico para determinados actores sociales, como los sindicatos de inquilinos, que responsabilizan a estas sociedades de parte de la desbocada subida de los alquileres

Aunque fue en 2009, bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando llegó la ley que amparaba a este tipo de sociedades de inversión en los cuatro años siguientes no terminaron de despegar. Ocurrió a partir de 2013, con los cambios normativos que aplicó ya el Ejecutivo de Mariano Rajoy, que aprobó un reglamento en el que incluía la ventaja fiscal de no tributar por el impuesto de Sociedades para equiparar a estas compañías con sus equivalentes de otros países.

A cambio, eso sí, deben cotizar en Bolsa y repartir como mínimo el 80% de sus beneficios a sus accionistas a través de dividendos, que sí pagan impuestos. Esta obligatoriedad es la mayor diferencia con una empresa tradicional. El sector usa este argumento para defender que sí pagan impuestos de forma indirecta. De hecho, según un estudio de JLL y BME, desde 2014 estas empresas han repartido 1.394 millones de euros en dividendos, lo que se habría traducido en unos ingresos para las arcas del Estado de 265 millones, por la retención que hacen las compañías sobre el 19% del dividendo repartido.

Pese a la incertidumbre regulatoria, estas sociedades de inversión se han multiplicado en los últimos tiempos al calor del ciclo alcista del mercado inmobiliario. Actualmente hay unas 73 socimis en España y, en muchos casos, están respaldadas por bancos o por grandes fondos de inversión como Blackstone, que es uno de los mayores caseros de España.

Las socimis cotizadas repartieron el año pasado en dividendos 637, 94 millones, un récord hasta la fecha.