Pesimismo en las bolsas europeas por la evolución de la pandemia

ibex 35 mercados bolsa
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las bolsas europeas arrancan con pérdidas en la última sesión de la semana y en un contexto de empeoramiento de la pandemia que está obligando a endurecer unas restricciones que podrían llegar a extenderse más allá del primer trimestre.

En EEUU, el nuevo presidente, Joe Biden, ha alertado de otros 100.000 fallecimientos durante el próximo mes, aunque con la curva de contagios frenándose, mientras que en Reino Unido Boris Johnson ha avisado de que el confinamiento podría extenderse hasta el verano (recomiendan no reservar vacaciones), a la vez que ha anunciado multas importantes para aquellos que incumplan las reglas.

“No descartamos que las restricciones deban extenderse más allá del primer trimestre en otros países e incluso podrían llegar a comprometer la campaña de verano aunque esto en última instancia dependerá del ritmo de vacunación”, señalan los analistas de Renta 4 en un informe.

En la Unión Europea, por ahora, los Estados miembros se han comprometido a frenar la expansión del virus adoptando medidas restrictivas similares y a dejar abiertas las fronteras para mantener el funcionamiento de un mercado único, advirtiendo no obstante de la necesidad de imponer restricciones a los viajes no esenciales.

Ante este escenario, las bolsas regresan un día más al rojo. En España el Ibex 35 ha abierto con un retroceso del 0,77% hasta marcar 8.059 puntos, mientras en París el Cac se deja un 0,49% y en Milán el Mib un 0,99%. Descensos del 0,11% para el Dax alemán y del 0,38% para el Ftse de Londres.

En los mercados de materias primas, el precio del petróleo también retrocede ante las expectativas de una caída de la demanda por el covid. Tiene especial peso en este movimiento el resurgimiento de contagios en China, que se ha visto obligada de nuevo a aplicar restricciones a las puertas de las vacaciones del Año Nuevo Lunar.

El barril de Brent de referencia en Europa se pagaba a 55,47 dólares, un descenso del 1,12%, mientras que el West Texas estadounidense bajaba un ,126% hasta los 52,46 dólares el barril.