Persisten las diferencias entre países europeos por el cambio climático

Cambio climático
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los países del Este de Europa siguen reticentes ante la política que propone Bruselas para hacer frente al cambio climático. El Consejo Europeo celebrado ayer y hoy en la capital belga ha confirmado que el ritmo previsto de reducción de la huella de carbono se encuentra con importantes resistencias en Polonia o Chequia. Pedro Sánchez reconoce que “ha habido discrepancias pero creemos que podrá lograrse el objetivo de una reducción del 55% de Co2 en 2030 que España apoya claramente”. El objetivo final es que Europa sea neutra en emisiones en 2050.

En ese sentido el dirigente español pidió “justicia, solidaridad y ambición” para aplicar esas medidas que supondrán una reducción drástica de las emisiones de efecto invernadero. Y añadió, como lo hicieron los presidentes del Consejo, Charles Michel, y de la Comisión, Ursula von der Leyen, que “somos vanguardia mundial y desde que lanzamos nuestra propuesta nos han seguido Estados Unidos, Canadá o Japón”.

Tanto Michel como Von der Leyen evitaron citar casos de países concretaos e insistieron que el objetivo sigue marcado en ese 55% y que podrá lograrse con las medidas que irá proponiendo la Comisión para descarbonizar totalmente Europa que permitirán una transición verde “durable, limpia y favorecedora del empleo” según Von der Leyen.

El Consejo aprobó sanciones a Bielorrusia por la crisis desatada tras la detención irregular de un periodista. También se acordó cerrar el espacio aéreo del continente a los aviones de aquel país y que las compañías comunitarias no sobrevuelen Bielorrusia. Para Sánchez se trata de “un ataque inaceptable y exigimos la inmediata liberación del arrestado y su compañera”. El avión de Ryanair que fue obligado a aterrizar en Minsk para detener a un joven periodista crítico con el régimen, Roman Protasevich, y su novia contraviniendo toda la normativa mundial sobre tráfico aéreo.

VACUNACIÓN

La presidenta de la Comisión confirmó que esta misma semana “la mitad de la población europea tendrá al menos una dosis de la vacuna anti-COVID” y se felicitó de la buena marcha de este proceso. No obstante, se acordó revisar a fondo los protocolos antes de abrir definitivamente las fronteras por temor a las nuevas variantes de la enfermedad. Y se habló de la compra de 1.800 millones de dosis para 2022 y 2023 de refuerzo especialmente de Biontech-Pfizer y Moderna.

Además, el 1 de julio estará en vigor la nueva acreditación europea que permitirá viajara libremente a quien pueda demostrar que está vacunado, ha pasado una prueba o ha superado la enfermedad. Se confirmó la cesión gratuita de más de 100 millones de dosis a los países más pobres. El presidente español abogó, como confirmó después Charles Michel, “por una atención especial para América Latina, donde en los últimos días han crecido el número de casos”. España también defendió la creación de un mecanismo permanente de donación de vacunas a terceros y “la transferencia de tecnología” que permita a otros países defenderse por si mismos. La UE sigue siendo reticente a eliminar las patentes de las vacunas -que España si defiende- y apuesta más por el incremento de la producción.

MIGRACIONES

Respecto a la migración los líderes europeos expresaron su apoyo a España por lo sucedido en Ceuta la semana pasada que Pedro Sánchez agradeció expresamente. El presidente reiteró que tanto este Gobierno como los anteriores “tenido siempre una mirada constructiva sobre nuestras relaciones con Marruecos y mantendremos la misma confianza y respeto que hasta ahora” pese a la crisis. Por su parte Charles Michel aseguró que Europa reforzará sus objetivos, que calificó de “ambiciosos”, para una “solución equilibrada” de la presión migratoria y que este es un asunto prioritario para Bruselas.

 

 

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA