Partidos nacionalistas convocan apagón y cacerolada el 8 de octubre contra el «chantaje» de las eléctricas

Cartel del apagón convocado por las fuerzas soberanistas firmantes del acuerdo de Llotja del Mar

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Esquerra Republicana, EH-Bildu, Junts, la CUP, el BNG, Mès Mallorca y Mès Menorca han convocado un «apagón eléctrico masivo» y una cacerolada el viernes 8 de octubre para «responder al chantaje de las eléctricas».

Las fuerzas soberanistas firmantes del acuerdo de la Llotja de Mar (Barcelona) han llamado a hacer «frente común contra el oligopolio de las eléctricas y sus amenazas», pero también para «denunciar la inacción del Gobierno español a la hora de afrontar la estafa eléctrica de manera estructural».

Estas formaciones invitan también a sindicatos, municipios, agentes sociales y todo tipo de asociaciones a secundar esta iniciativa «para enviar un claro mensaje»: «Apaguemos las luces y hagamos ruido para que escuchen nuestro enfado, nuestra rabia. ¡Desconecta las eléctricas!», concluye el manifiesto.

«ESTAMOS ANTE UN PULSO ENTRE LAS ÉLITES Y LA MAYORÍA SOCIAL»

En este escrito, critican la «gran estafa que se está perpetrando contra la ciudadanía», «generada y permitida por gobiernos, eléctricos y los intereses económicos compartidos por todos ellos», tras la privatización de empresas públicas, la desregulación del sistema y la manipulación del mercado, denuncian.

Frente a ello, aseguran que el Gobierno «sólo ha adoptado medidas coyunturales y parches para enfrentar este escándalo hasta que se ha visto obligado por la presión de la opinión pública y de las fuerzas políticas soberanistas y progresistas».

Sin embargo, inciden que «cuando ha tomado una sola medida que afecta mínimamente los beneficios de las grandes empresas, estas se rebelan, amenazan y chantajean, no solo al Gobierno, sino a toda la ciudadanía».

«Estamos ante un pulso entre las élites y las mayorías sociales y populares», concluyen, reclamando «soberanía energética» para País Vasco, Galicia y Cataluña ante una «dependencia política» respecto al Estado que consideran «una rémora».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA