Pánico entre policías, fiscales, jueces y políticos a futuros audios de Villarejo

José Manuel Villarejo, excomisario de policía

El excomisario José Manuel Villarejo ha decidido cambiar su estrategia de venganza y ya no se limitará a advertir una y otra vez al juez, desde la cárcel, de que la difusión de los materiales incautados en la caja fuerte gigante de su chalet secreto podía poner en peligro la seguridad del Estado y perjudicar gravemente al sistema democrático español.

Por lo menos eso es lo que asegura hoy publico.es que afirma que Villarejo, desde la prisión de Estremera, “ha organizado la creación de un nuevo medio digital (Moncloa.com) y ha puesto en marcha una operación de filtraciones graduales de los audios más dañinos que posee –como el que ahora está a punto de derribar a la ministra de Justicia, Dolores Delgado–, tras grabar durante décadas a destacadas personalidades de la política, la policía y hasta la judicatura.

Dicho digital asegura que “por ello que en estos momentos cunde un auténtico pánico en los círculos de los que se rodeó Villarejo para sus actividades ilícitas de ‘gestión de crisis’ al servicio de multimillonarios y grandes empresas, y que incluían a destacados políticos, fiscales y hasta magistrados, además de altos mandos policiales y bufetes de abogados”. Ya que “prácticamente todos ellos se han alejado definitivamente del padrino de las cloacas y ha sido la frustración de verse abandonado a su suerte, ante una larga condena de prisión al final de su vida, lo que ha impulsado al excomisario a apretar el botón de ‘destrucción mutua asegurada’”.

Publico.es afirma que “ya están apartándose del excomisario hasta los abogados que más fieles le han sido a lo largo de los años”, por lo que “Villarejo ha pasado a su Plan C, creando una nueva herramienta digital para ejecutar su venganza como el célebre Información Sensible –desde el que se difundió la grabación ilegal entre mandos de Asuntos Internos y agentes del CNI– cuya gerente era la mujer del excomisario, Gemma Isabel Alcalá. Según fuentes conocedoras de cómo se gestó el nuevo medio Moncloa.com, esta última estuvo muy activa en los últimos meses buscando la plantilla de periodistas con la que poner en marcha el nuevo medio que ostenta el lema: “Política, poder, pasión”.

Recuerda este digital que Villarejo alardeó de relaciones privilegiadas con jueces y fiscales en las comidas que celebró con periodistas de Público, “así que muchos de ellos están ahora aterrados de que empiecen a difundirse grabaciones de sus conversaciones con el maquiavélico excomisario. Y hace notar que “también hay importantes políticos en el punto de mira, como el propio Pablo Casado, quien exige ahora la dimisión de la ministra Delgado y probablemente no saldría bien parado si apareciese el audio de lo que habló durante una comida que compartió con Villarejo y sus amigos”.