Orbán afirma que un embargo petrolero a Rusia sería «una bomba atómica» contra la economía de Hungría

Viktor Orban, primer ministro hungaro

Viktor Orban, primer ministro hungaro

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha afirmado este viernes que la imposición de un embargo petrolero a Rusia por parte de la Unión Europea (UE) por la invasión de Ucrania sería «una bomba atómica» contra la economía húngara.

Orbán, que se ha mostrado contrario a este embargo, ha indicado en una entrevista concedida a la emisora húngara Kossuth que la propuesta de la Comisión Europea fue presentada «sin ninguna consulta» y que el organismo quiere «una norma uniforme».

«El petróleo sólo puede llegar a Hungría a través de un oleoducto, por lo que una propuesta que ignore esta circunstancia es una bomba atómica contra la economía de Hungría», ha argumentado, antes de sostener que la Comisión Europea «ataca la unidad europea» y «desmantela la unidad europea de Versalles».

Asimismo, ha destacado que es posible obtener petróleo a través de otras vías, si bien ha manifestado que sería muy costoso y provocaría un alza de los precios del petróleo. «Si la propuesta va a favor de los intereses de Hungría, estaremos encantados de discutirla», ha señalado.

Orbán ha apuntado además que este proceso de modernización del sistema de suministro para alejarse de la dependencia del petróleo ruso llevaría unos cinco años y se ha preguntado si «tiene sentido esta transición», dado que considera que para entonces ya no habrá guerra en Ucrania y se habrá perdido la causa de las sanciones.

Por otra parte, ha expresado el rechazo de Hungría a imponer sanciones al patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Kiril. «No apoyamos la inclusión de líderes de la iglesia en la lista de sanciones», ha señalado, según ha recogido el diario húngaro ‘Magyar Hirlap’.

El primer ministro húngaro ha hecho además hincapié en que el país no está implicado de ninguna forma en la guerra entre Rusia y Ucrania y ha argüido que Budapest mantiene «una posición de paz». «Los rusos atacaron Ucrania. Es una guerra entre Rusia y Ucrania, no es nuestra guerra», ha zanjado.

Las palabras de Orbán han llegado después de que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, propusiera el miércoles a los gobiernos europeos imponer un embargo total al petróleo ruso, si bien planteó un periodo transitorio hasta final de año para contener el golpe en los mercados y preparar vías alternativas de suministro.

El objetivo es que los estados miembro, algunos de los cuales reclaman excepciones en la aplicación de sanciones por su fuerte dependencia, como Eslovaquia y Hungría, logren un acuerdo de cara a este viernes. «»Seamos claros, no será fácil. Algunos estados miembro son fuertemente dependientes pero debemos simplemente trabajar en ello», dijo Von der Leyen.