Un dinero gastado sólo para curarse en salud

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Dentro de las múltiples peculiaridades del deficiente sistema sanitario de EEUU destaca el gasto realizado por los hospitales en pruebas innecesarias, cuyo único objetivo es ponerse a salvo de las posibles demandas posteriores por malas prácticas. Según las cifras que maneja la Administración Obama, se trata de unos 700.000 millones de dólares al año. La cifra supone cerca del 45% del gasto total y vuelve a poner de manifiesto el sinsentido de todo el esquema.

Claro que en algunos ámbitos, las aseguradoras o los abogados que trabajan en el sector de las demandas a beneficio compartido con el cliente, el actual sistema sanitario es un negocio redondo que no debería ser modificado, al menos para instaurar un sistema público que asegurara la cobertura sanitaria universal al estilo europeo. Obama se dispone a entrar en un territorio en el que hace 15 años, los Clinton cosecharon un sonoro fracaso cuando, Bill y Hillary reinaban en Washington.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA