Innovación

Ocho de cada diez españoles creen que la inversión en I+D+i es insuficiente

El 64% de la población activa española se siente capacitado para competir en un mercado laboral cada vez más automatizado y tecnológico, según una encuesta.

Laboratorio de Canfranc

El 80% de la población cree que la inversión pública de España en I+D+i es insuficiente, una percepción unánime entre los votantes de los principales partidos. Además, el 67% opina que la legislación actual no favorece la innovación. Estas son algunas de las conclusiones de una encuesta de la Fundación Cotec sobre ‘Percepción social de la innovación en España’, elaborada por Sigma Dos a partir de 2.400 entrevistas. Según el estudio, el 64% de la población activa española (los que tienen un empleo o lo buscan) se siente capacitado para competir en un mercado laboral cada vez más automatizado y tecnológico. Las mayores diferencias en las respuestas tienen que ver con el nivel de formación y con la edad. Se ven preparados para ese nuevo mercado laboral el 76% de los que tienen estudios superiores, por solo un 45% de los que no pasan de estudios primarios. De igual modo, la confianza crece hasta el 73% entre los menores de 30, los llamados millenials, y en cambio baja al 55% entre los mayores de 45.

Asimismo, la encuesta refleja una mayor confianza en sus propias capacidades ante el reto del empleo en un marco tecnológico entre los trabajadores hombres (68%) que entre las trabajadoras (64%). Los hombres se muestran también más convencidos de que “de ninguna manera” una máquina podrá sustituirle en su empleo actual (53% vs 48% las mujeres y 51% la media general).

Respecto al impacto de la automatización sobre el empleo, casi siete de cada diez encuestados opina que muchos o bastantes empleos actuales serán desempeñados por robots u ordenadores de aquí a 15 años, si bien un 52% confía en que esos empleos serán compensados por la creación de otros nuevos. Al mismo tiempo, un 34% de los encuestados cree que las máquinas desempeñarán no solo tareas rutinarias, sino también tareas creativas. El 56% cree que la tecnología aumentará la desigualdad social y solo un 45% espera que reduzca la brecha laboral entre hombres y mujeres (la confianza baja al 41% entre las mujeres, por un 50% entre los hombres).

Respecto al impacto social de la revolución tecnológica, la encuesta destaca que el 72% de los españoles cree que la tecnología mejorará la conciliación entre la vida personal y familiar, y el 62% defiende que se dé una renta compensatoria a quienes sean sustituidos en su empleo por una máquina.

La encuesta de Cotec recoge también que un 90% de españoles tiene una visión positiva de la innovación, que asocian sobre todo con ciencia (47% de los encuestados) y con creatividad (46%). Pese a lo cual, el 65% opina que en España hay poca cultura de innovación.

Preguntados por cuáles serían sus dos principales preocupaciones en caso de que España dejara de innovar, la fuga de cerebros es mencionada en un 56% de las entrevistas, y la pérdida de empresas y empleos, en un 47%.

Recortes en el gasto en I+D

La Asociación Multisectorial de Empresas de la Electrónica, las Tecnologías de la Información y Comunicación, de las Telecomunicaciones y de los Contenidos Digitales (Ametic) ha denunciado recientemente en un comunicado el retroceso de la Investigación, Desarrollo e Investigación (I+D+i) en los Presupuestos Generales del Estado de 2017 que acaban de ser aprobados en el Congreso de los Diputados.

En este sentido, explicaba que el presupuesto total ha aumentado un total de 71,4 millones de euros, de los 6429,6 millones de 2016 a los 6501 millones de 2017, lo que supone una variación del 1,11%. Sin embargo, este incremento, que es inferior al 4,1% del que presume el Gobierno, se sitúa por debajo del crecimiento económico previsto para este año (2,7%) o la tasa de inflación que pronostica el Gobierno para el cierre de 2017 (1,5%), lo que supone “un retroceso” real respecto a 2016 y “una falta de apuesta por la innovación” en las cuentas públicas. “El escenario actual de recuperación económica es una oportunidad que no se debería perder para apoyar la I+D+i de forma más decidida”, señala Ametic.

Según los datos del INE, el peso del gasto en I+D en el Producto Interior Bruto (PIB) se redujo en 2015 respecto a 2014, del 1,24% al 1,22% de 2015, la cifra más baja desde 2006 y muy lejos del 2% de media europea.

Más información