O estás en Internet y en el móvil, o no venderás tu vivienda

ordenador movil oficina trabajo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email
Compartir en Meneame

Internet y las nuevas tecnologías están cambiando a toda velocidad la forma en que se busca vivienda, por lo que cada vez son más las compañías y profesionales del sector inmobiliario que apuestan por invertir en novedades tecnológicas para dar respuesta a las necesidades de una nueva clientela cada vez más digital y menos analógica.

Visitas virtuales a los pisos, planos en tres dimensiones y un sinfín de aplicaciones para teléfonos móviles y tablet están revolucionando la compraventa de viviendas, un proceso que cada día es un poco menos presencial y en el que el ‘cara a cara’ puede dentro de poco tiempo pasar a la historia.

Cada vez son más numerosos los usuarios que usan su teléfono móvil para buscar casa. Y de ello da fe Fotocasa, que informa que “el 62% sus usuarios ya navega a través de los dispositivos móviles, una tendencia que va en aumento año tras año”. Unos datos que ha hecho públicos con motivo de la celebración de la primera feria de tecnología inmobiliaria de España, Inmotecnia Rent, que se celebró la semana pasada.

Dicho portal inmobiliario también facilita otros datos interesantes sobre la búsqueda de vivienda a través del móvil a través de un estudio que realizaron del que se desprende que “para los usuarios es una de las gestiones mejor valoradas, en concreto por el 50% de los encuestados, que considera que se ahorra tiempo al no tener que hacer la búsqueda y selección físicamente”.

De la citada encuesta se deduce que los usuarios que buscan vivienda a través del móvil lo que más valoran de este método es la comodidad de poder hacerlo desde cualquier lugar (27%), mientras que un 23% lo considera muy útil porque permite hacer una selección previa de las viviendas sin necesidad de visitarlas. Además, un 20% le gusta el poder revisar las alertas sin tener que encender el ordenador, un 12% que admite que le permite guardar las viviendas que más les interesan en “favoritos” y otro 12% que asegura que es muy cómodo porque puede contactar rápidamente con el propietario. Finalmente, un 5% a de los encuestados segura que le gusta buscar vivienda por el móvil por las funciones exclusivas de geolocalización que no se pueden usar si navegas desde el ordenador.

Y si las app -como las que ofrecen no sólo Fotocasa, sino Pisos.com, Idealista o Habitaclia por poner un ejemplo- han revolucionado la forma de acceder a la oferta de pisos en venta y alquiler al permitir acceder a ellas cómodamente desde un smartphone, lo mismo está sucediendo con las visitas virtuales a los inmuebles con las puedes visitar tu futura casa sin moverte del sofá. El último ejemplo es de Aliseda Inmobiliaria que la semana pasada puso en marcha Live House, un video-chat en vivo gracias al cual los clientes pueden visitar de forma virtual una selección de algunos de los más de 30.000 activos que la compañía tiene a la venta.

Eliseo Cancela, director de REO Servicing de Aliseda, destaca que con este servicio no sector sólo” puedes ver en directo tu vivienda de ensueño sin necesidad de desplazarte” sino que “tienes la posibilidad de ser atendido por un agente comercial que resuelve de forma sencilla y rápida todas las preguntas que te puedan surgir ante uno de los momentos más importantes de tu vida: la compra de un inmueble”. Una acción que esta inmobiliaria se enmarca dentro de un proyecto que está llevando a cabo durante 2017, y en el que se están poniendo en marcha otras iniciativas con el foco en la transformación digital.

Las consultoras inmobiliarias también están inmersas en un proceso de digitalización y un ejemplo es JLL que -según sus propios datos- actualmente reinvierte cerca del 7% de los ingresos del grupo a nivel mundial en innovación y tecnología. Una apuesta por la digitalización por la que se ha puesto en marcha hace unos días, ONE “una herramienta de estimación de valor automática de viviendas, garajes, trasteros y locales comerciales que analiza más de 15 parámetros del inmueble (superficie, altura, estado de conservación, zonas comunes, existencia de ascensor, etc.), así como datos socioeconómicos y demográficos de la zona, para llevar a cabo una valoración estimada que, en base a pruebas ya realizadas sobre miles de inmuebles, tiene un margen de error inferior al 1%, según informa Emilio Portes, director de Portfolio Advisory Grouop de JLL

El directivo de JLL explica que “gracias a ONE además de estimaciones de valor automáticas de grandes exposiciones inmobiliarias residenciales o retail, podemos, por poner algunos ejemplos, en base a las variables de un área determinada, aconsejar a un promotor que disponga de un suelo en una determinada zona acerca del tipo de edificación y características que le permitan minimizar el periodo de venta y el maximizar el precio.”

Portes deja claro que “desde JLL hace años que nos dimos cuenta de que el futuro del sector pasa por la tecnología, lo vemos como una fuente de ventajas competitivas que nos permitirán dar servicios de valor añadido a todos nuestros clientes, desde corporates, inversores o promotores.

Tampoco se olvida el representante de JLL de la repercusión del Big Data (el manejo y el análisis de un gran volumen de datos) que considera una herramienta muy importante en la digitalización del sector inmobiliario ya que “permite mejorar el proceso de toma de decisiones por hacer accesibles variables antes no manejables de manera automática o inmediata”. Destacando que “a nivel usuario, aporta transparencia y mejora la certeza en decisiones tan importantes como la compra de vivienda. Y a nivel corporativo abre muchas formas de entender mejor el comportamiento de carteras de inmuebles o el interior de grandes centros comerciales, edificios de oficinas”. Emilio Portes reconoce que es ·s imposible decir si el Big Data evitaría una nueva burbuja inmobiliaria, porque al final las burbujas las provocan las decisiones impulsadas por personas, pero sí se puede afirmar que disponiendo de más información, sería mucho más fácil evitar que se repitan ciertos errores o sobreestimaciones”.