www.elboletin.com

La sanidad privada intenta enterrar el hacha de guerra con Carmen Montón

Carmen Montón
Ampliar
Carmen Montón (Foto: Youtube)

La patronal del sector felicita al nuevo Gobierno de Sánchez y solicita a la ministra de Sanidad “diálogo” para “colaborar estrechamente”.

jueves 07 de junio de 2018, 06:00h

La sanidad privada acogió con “preocupación” y dudas la llegada de Pedro Sánchez al poder. Y la elección de Carmen Montón, consellera de Sanidad de la Comunitat Valenciana, como ministra de Sanidad podría disparar aún más las alarmas encendidas por la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE).

Sin embargo, la patronal de la sanidad privada, después de cargar contra la elección de Sánchez, ha decidido rebajar la tensión. “ASPE desea felicitar a los ministros por sus nuevos cargos y trasladarles la absoluta disponibilidad del sector sanitario privado para colaborar estrechamente”, ha trasladado la asociación.

A pesar de este ofrecimiento, el comunicado lanzado deja algún mensaje a Montón. La amistad entre la nueva ministra de Sanidad y la sanidad privada no se ha caracterizado por vivir grandes momentos y eso lo sabe ASPE: “Solicitamos, de manera particular, diálogo a Carmen Montón, cuya trayectoria en materia sanitaria no se ha mostrado favorable a la colaboración pública-privada”.

Preocupación en la sanidad privada por la llegada de Pedro Sánchez al poder

Leer más

De hecho, la patronal del sector ha recordado que la que dejará de ser consellera de Sanidad valenciana ha protagonizado “la reversión de modelos indispensables para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud”. ASPE ya alertó la semana pasada que llevar las políticas valencianas de Montón al ámbito nacional traería graves consecuencias. Días después, Sánchez la escogía para el departamento sanitario.

Cristina Contel, presidenta de ASPE, ha insistido en que tendrán “la mano al Gobierno para trabajar de manera conjunta”. Y Montón, a lo largo de la legislatura valenciana, ha ido mostrando cuál debe ser la postura política con este sector: “Tiene que ser un complemento de lo público, nunca puede ser un sustituto [...] La sanidad pública no se reserva fondos para repartir beneficios”.

En este sentido, la dirigente de la patronal ha apostillado que esa colaboración “es la única vía para que el sistema sanitario, que es inflexible en sus demandas, siga sosteniéndose y pueda mantener la eficacia y calidad que ha presentado hasta el momento”. Cuando Montón puso punto y final a la privatización del Hospital de Alzira, el sector se removió en su contra.

La ‘marea blanca’ aprueba el nombramiento de Carmen Montón como ministra de Sanidad

Leer más

Los antecedentes en Valencia

Tal y como publicó eldiario.es, la reacción de la privada tras perder el centro público fue lanzar una guerra sucia contra Montón: Ribera Salud fichó a grandes bufetes de abogados para emprender la batalla administrativa y penal contra Montón, se contrató a exministros socialistas para defender la gestión privada en la sanidad y varias entidades lanzaron campañas en su contra desde revistas, conferencias y anuncios en autobuses.

Ahora el tono de ASPE –que hablaba de ella como la responsable de iniciar “una cruzada contra el sector privado”- parece haber cambiado con su nombramiento. Pero, por si acaso, la patronal le ha reclamado “una mayor despolitización de la sanidad mediante un pacto nacional que vaya más allá de las legislaturas y de los partidos gobernantes”.

Marco González

Periodista o intento, por lo menos. Aprendiendo. Y todo con un mejunje en la cabeza, pero con el periodismo comprometido como pegamento de unión.

Google Plus de Marco González

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de EL BOLETIN

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.