Los tres diputados imputados en Madrid renuncian a los beneficios del Grupo Mixto

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los tres diputados regionales imputados en el ‘caso Gürtel’, Alberto López Viejo, Benjamín Martín Vasco y Alfonso Bosch, que han abandonado el Grupo Popular oficialmente esta mañana, han comunicado a la Asamblea de Madrid que renuncian a todos los beneficios económicos que otorga el Grupo Mixto.

En un documento registrado esta mañana, los tres hacen constar la “renuncia a las subvenciones o ayudas económicas, uso de vehículos oficiales, personal administrativo y cualquier otra presentación o ayuda que pudiera derivarse de la aplicación del artículo 46 de la Asamblea de Madrid”, referido a los beneficios que se dan a los grupos parlamentarios.

Entre ellos, figura una subvención fija al año de 576.274,10 euros más una cantidad variable que son del orden de 19,788,55 euros por diputado, según afirma en su blog personal Reyes Montiel, diputada de IU en la Asamblea.

No obstante, el Grupo Popular ha registrado una propuesta hoy en la Cámara autonómica para cambiar el Reglamento e introducir la figura del ‘diputado no adscrito’ para evitar que puedan conformarse como Grupo Mixto, como contempla el actual Reglamento de 1997.

Esta mañana, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, declaró en Onda Cero que no pretende ser un ejemplo para nadie. “Rajoy ha dicho en todo momento que el PP no va a consentir de ninguna manera comportamientos irregulares”, concluyó.

La prensa conservadora ha elevado a la ‘lideresa’ a los altares. La decisión de Esperanza Aguirre de ayer de expulsar del Grupo Popular a los tres diputados regionales imputados en el ‘caso Gürtel’ no ha hecho más que incrementar la admiración de los medios cercanos al PP por la presidenta autonómica. Y no sólo lo dejan claro en los editoriales de las ediciones impresas. Tanto el director de Abc como de El Mundo lo reiteran en sus respectivos vídeo-blogs.

Así, Ángel Expósito proclama que Aguirre ganaría las elecciones por una mayoría más abrumadora que en la anterior cita si se celebraran hoy elecciones en la Comunidad de Madrid. Y explica que, aún siendo “más grave y complicada” la situación en Madrid, puesto que la trama de Correa operó principalmente en esta comunidad, la gestión ha sido mucho mejor que en la Comunidad Valenciana. Expósito sostiene que Camps tiene que adoptar medidas “por sentido común” ante las “evidencias” de implicación de dirigentes populares valencianos.

En la misma línea, el director de El Mundo opina que Aguirre “ha hecho lo que debía” y ha dejado “doblemente en evidencia la parálisis de Camps” al expulsar a los imputados. Pedro J. sostiene que, aunque no hay imputados en Valencia, ‘El Bigotes’ llegó a la comunidad de la mano de Camps, y por tanto le exige explicaciones y decisiones. En su opinión, a Rajoy le gustaría “zanjar el escándalo con la cabeza” de Ricardo Costa -“el eslabón más débil”- ya que está decidido a “defender a muerte” a Camps. Pero advierte: “convertir en chivo expiatorio al hombre del partido constataría la financiación ilegal”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA