Aguirre elimina toda huella de Granados en el PP de Madrid

Apenas dos días después de la fulminante destitución de Francisco Granados en la Secretaría General del PP de Madrid, Esperanza Aguirre quiere dar un paso más y eliminar toda huella del senador en los despachos de la primera planta de la sede nacional del partido, en la calle Génova. Así, la ‘lideresa’ ha ordenado que todo el personal de confianza de Granados haga las maletas inmediatamente.

Ni una semana de plazo ha dado la presidenta de la Comunidad y del PP de la región para que los encargados de llevar ‘el día a día’ de Francisco Granados cojan la puerta y se vayan. Según han asegurado fuentes populares a EL BOLETIN, el próximo lunes, cuando se cumplirán cinco días desde la destitución, la secretaria personal del senador y demás responsables del quehacer del popular estarán fuera de las nóminas del PP madrileño. “A partir de ahora se tendrán que buscar la vida en otro sitio”, han señalado a este diario desde las filas del partido.

Y es que, parece que la “pérdida de confianza” en Granados que esgrimió Aguirre para cesarle en la reunión de la cúpula de los populares de la región debe ser absoluta. El ex secretario general del partido ha pasado de ser una de las personas con más poder en la Comunidad de Madrid, tras la presidenta, claro, a caer en el ‘destierro’ en beneficio de uno de sus principales enemigos en las filas del PP de Madrid como Ignacio González. Ambos han protagonizado en los últimos meses una batalla campal por ser el mejor colocado para el previsible adiós de Aguirre a la política autonómica y su vuelta al Ayuntamiento de la capital dónde estuvo 13 años.

El destino del propio Granados y de su equipo de confianza puede no estar tan lejos de la sede del PP en la madrileña calle Génova, incluso unas plantas más arriba del despacho de Esperanza Aguirre dónde se ubica el partido nacional. El ex secretario general de los populares de la región recordó ayer que se ha “matado” y ha “trabajado como una mula para que Mariano Rajoy fuera presidente”, como al final ha sucedido. Un mensaje con el que Granados quiere llamar la atención a la dirección nacional para que le hagan un ‘sitio’.