Los problemas del Gobierno paralizan Ferraz

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La negociación con los partidos de los presupuestos o la subida de impuestos son algunos de los temas que protagonizan la agenda del Gobierno y lo que ha provocado que la dirección del PSOE aplace su estrategia para las elecciones autonómicas que comienzan el año que viene en Cataluña.

Nadie parece querer oír en los pasillos de Ferraz nº 70 nada de la llamada a las urnas que, en menos de 12 meses, se hará en los terrenos de José Montilla y mucho menos en otros escenarios como Madrid. “El curso está bastante agitado como para pensar en reuniones o en la estrategia y candidatos de las próximas elecciones autonómicas” han asegurado fuentes oficiales del PSOE a EL BOLETIN. “Está lo de mañana (en referencia al Consejo de Ministros que anunciará una subida de impuestos), las negociaciones de los presupuestos, lo de las elecciones no corre prisa, ya se verá”, han recalcado los socialistas.

Poco parecen haber calado los gritos que, semana sí y semana también, lanza a los cuatro vientos el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez. Sólo le ha faltado al secretario general del PSM ponerse de rodillas para que la dirección federal socialista le diera vía libre para iniciar sus planes para rivalizar con Esperanza Aguirre la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Y es que nada se sabe de la reunión que Gómez debe mantener con José Luis Rodríguez Zapatero para ‘acordar’ el nombre del candidato del PSM a las elecciones de 2011. El socialista madrileño ya puede dejar de esforzarse en este asunto ya que los problemas del PSOE son mayores.

Mucho más informado sobre las prioridades de Ferraz parece estar José Montilla que no ha pronunciado ninguna palabra sobre su protagonismo en los comicios que en Cataluña se celebrarán en unos meses. Las elecciones en esta comunidad están a la vuelta de la esquina y tampoco nada quiere decir la cúpula socialista sobre la futura lista del partido a estos comicios, aunque Montilla no muestra nervios.

Una de dos, o la línea de teléfono del presidente de la Generalitat de Cataluña con Ferraz debe funcionar mejor que la de Madrid o el propio Montilla prefiere mantenerse callado por miedo a que la cúpula socialista le busque relevo al frente de la comunidad.

En medio de la decisión de Ferraz de priorizar los temas económicos a las urnas electorales, Mariano Rajoy ha tomado la delantera y, hace justo una semana, presentó a su candidata para los comicios de 2010 en Cataluña. El presidente nacional del PP desembarcó en la región muy bien arropado con Javier Arenas y Francisco Camps a su lado para, en un acto multitudinario, anunciar que la actual líder de los populares catalanes, Alicia Sánchez Camacho, defenderá las siglas del partido. Viaje al que le sucederá hasta final de año más de miembros de la cúpula popular.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA