Facua exige a Mato que frene la subida del precio de medicamentos excluidos de la financiación pública

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La organización de consumidores Facua ha lanzado un comunicado en el que exige a la ministra de Sanidad, Ana Mato, que tome medidas ante las subidas del pecio de algunos medicamentos excluidos de la financiación pública hace cinco meses. Según algunas informaciones las empresas farmacéuticas habrían incrementado un 50% de media el costo de dichas medicinas.

Según recuerda la organización, “Ana Mato se comprometió a controlar las ‘subidas excesivas’ de los fármacos afectados si éstas finalmente se producían”. Facua ya advirtió “en su respuesta a la propuesta de desfinanciación promovida por Sanidad de que el conocido como ‘medicamentazo’ provocaría un aumento de precios por parte de la industria farmacéutica en los productos afectados”.

Ahora, dice esta asociación de consumidores que cita una información de El País, al menos 65 de los medicamentos que han dejado de estar amparados por la subvención han variado sus precios, de los cuales 57 se han encarecido. Las variaciones van desde el 30% en el caso de un protector gástrico hasta el 184% de un tratamiento para las afecciones agudas y crónicas de las vías respiratorias.

Ante estas advertencias, la ministra de Sanidad se comprometió a tomar medidas en caso de que finalmente se produjera esta subida. Concretamente, Mato aseguró que “si se produce, el ministerio controlará que no haya subidas excesivas”, por lo que Facua “espera que la responsable del ramo sea consecuente con sus declaraciones y ponga solución a estas subidas excesivas”.

Facua indica que el criterio para dejar de financiar medicamentos que impuso el Ejecutivo de Mariano Rajoy en el Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, era “que el principio activo cuente con un perfil de seguridad y eficacia favorable y suficientemente documentado a través de años de experiencia y uso extenso”, junto a que estén “indicados en el tratamiento de síntomas menores”.

La asociación ya alertaba durante el periodo de trámite de esta ley que de que “medidas similares llevadas a cabo por gobiernos anteriores, tanto en España como en otros países, no han provocado ni de lejos el ahorro previsto”.

Y además de esta subida de precios augurada, la asociación de consumidores señaló también otros efectos que provocaría la entrada en vigor de esta medida, “como que se recetaran a modo de sustitución fármacos que sí estuvieran financiados, indicados para dolencias más graves y generalmente más caros”.

“Otras consecuencias negativas de este recorte es que muchos usuarios tiendan a la automedicación, ya que el ahorro económico deja en muchos casos de ser un elemento para acudir al médico”, indicaba Facua, que advertía también de que “numerosos ciudadanos que se vean tentados a dejar de acudir a la consulta médica pueden optar por medicarse ante síntomas menores, algo que no sólo los agrava, sino que puede provocar además que patologías más graves pasen desapercibidas”.