Los estudiantes logran el apoyo de los profesores en su nueva huelga contra Wert

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La huelga que ha preparado el Sindicato de Estudiantes para el 5, 6 y 7 de febrero contra los recortes de José Ignacio Wert cuenta desde hoy con un nuevo apoyo: el de los profesores. El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (STE) ha lanzado un comunicado para respaldar las protestas estudiantiles y para anunciar que los docentes saldrán a la calle para criticar las medidas del ministro de Educación. Los padres también anunciaron hace días que acompañarán a los estudiantes en todas las manifestaciones y concentraciones que convoquen.

Según STE, “las políticas que se están llevando a cabo en nuestro país están condenando a los jóvenes a un callejón sin salida”, ya que “los salarios de las familias trabajadoras se recortan día tras día” y “el desempleo que alcanza ya los seis millones y entre la juventud supera el 50%”. El objetivo del Gobierno “es privatizar la sanidad y la enseñanza pública para convertir estos derechos sociales en un lucrativo negocio para una minoría, afianzando las desigualdades sociales”, asegura el sindicato, que indica que hay muchas “razones para apoyar esta huelga y participar en las movilizaciones que se van a llevar a cabo en todo el país”.

Tras indicar que “el derecho a huelga de los estudiantes está siendo cuestionado, vulnerando con ello la libertad de expresión de la juventud”, esta organización asegura que “es imprescindible una enseñanza secundaria, una FP y una Universidad públicas, dignas y gratuitas”, por lo que “hay que luchar contra el incremento de las tasas en la universidad pública y la imposición de tasas a la Formación Profesional”.

Apoyan la huelga estudiantil y saldrán a la calle para pedir con una sola voz “la retirada inmediata de la LOMCE, una ley regresiva que lleva a la educación a épocas franquistas y que no garantiza los derechos humanos al no garantizar una educación pública en igualdad de condiciones para todos”.

STE critica a Wert por tomar la crisis provocada por los políticos “como la excusa para arrebatarnos una la ilusión en una educación pública, laica y de calidad”, una “tropelía” ante la que la comunidad educativa no se va a quedar “impasible”, por lo que profesores y estudiantes saldrán a la calle en febrero para apoyarse “unos a otros”.

Los docentes se unen así a las manifestaciones y concentraciones que convoquen los estudiantes durante la semana de lucha que han preparado en febrero. Unas protestas que también contarán con el apoyo de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), que hace unos días anunció que iría de la mano de los estudiantes en sus movilizaciones.

Según indicaron los padres, “comparten los argumentos y razones” expresadas por el Sindicato de Estudiantes, por lo que “respaldarán las expresiones de protesta que en el marco de esa movilización se convoquen”. A pesar de que CEAPA es “consciente de que el momento actual exige una movilización sostenida contra los ataques que sufre la Educación española”, ha “decidido no convocar en esta ocasión huelga de madres y padres”, aunque “no descarta esta posibilidad en un futuro”.

A finales del pasado mes de noviembre el Sindicato de Estudiantes convocó una nueva huelga general en febrero que se enmarcará, como ocurrió el pasado mes de octubre, en una semana de lucha a la que animaron a sumarse a padres y profesores.

“Del 4 al 8 de febrero los estudiantes nos haremos oír de nuevo”, explicó a este diario Tohil Delgado, secretario general del Sindicato de Estudiantes, quien aseguró que el colectivo que lidera saldrá en masa a la calle para decir “no a los recortes, no a la contrarreforma franquista del PP (LOMCE)” y para exigir la dimisión del ministro de Educación, José Ignacio Wert.

Su objetivo es repetir “la exitosa convocatoria de huelga general estudiantil convocada por el Sindicato de Estudiantes en octubre, que durante tres días (16, 17 y 18) paralizó la enseñanza pública en todo el Estado con la participación de millones de jóvenes”. Esos paros fueron “una clara demostración de que la juventud no va a permitir que se desmantelen nuestros derechos y se nos condene a un futuro de paro y precariedad laboral”, aseveró Delgado.