Aguirre carga ahora contra los manifestantes que exhiben la bandera republicana en sus protestas

Exhibición de una bandera republicana durante una manifestación
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Esperanza Aguirre ha aprovechado el artículo de opinión que escribe cada lunes en el ABC para criticar la República y, de paso, cargar contra los manifestantes que exhiben la bandera de este periodo en sus manifestaciones. La ‘lideresa’, que dice no saber si el entusiasmo de estos individuos es “ingenuo o malvado”, pide que se deje de poner “a nuestra catastrófica II República como modelo para la España de hoy”.

Aguirre vuelve a crear polémica en ABC. La presidenta del PP de Madrid ha decidido aprovechar el espacio que el diario le concede cada lunes para defender la monarquía y criticar la República, el modelo político al que cientos de ciudadanos exigen que se vuelva en las protestas que cada día recorren las calles españolas.

Es precisamente la exhibición de las banderas republicanas la que parece irritar a Aguirre, que dice que es “absolutamente discutible la reivindicación que algunos -quizás demasiados- hacen de la II República Española cuando ondean su bandera”.

La ‘lideresa’ asegura que, aunque «se puede ser republicano», no entiende cómo los manifestantes muestran ese “entusiasmo” al mostrar el símbolo de “uno de los periodos más nefastos de nuestra Historia, en el que se enconaron odios, se despreció al adversario político hasta llegar a su eliminación física y las libertades estuvieron constantemente amenazadas”.

“Nunca se podrá poner a nuestra catastrófica II República como modelo para la España de hoy”, dice la ‘lideresa’, que se muestra “preocupada” por la creciente defensa de este periodo y de su bandera tricolor.

No obstante, Aguirre sólo critica el modelo español, ya que asegura que hay otros “regímenes republicanos” en los que “se dan democracias admirables”. Concretamente, la jefa de los populares madrileños pone como ejemplo a “EEUU, la República Francesa o las Repúblicas Federales de Alemania y Austria”.

Frente a ellos, en España se vivió un “auténtico desastre”, ya que “muchos políticos republicanos utilizaron el régimen” para “intentar imponer sus proyectos y sus ideas, en muchos casos absolutamente totalitarias”. Ya se vio en la Transición, concluye Aguirre, “la voluntad expresa de no repetir nunca más los errores que habían llevado a aquel monumental fracaso colectivo”.